Son el resultado de un gran trabajo de reintroducción de especies de la Fundación Rewilding Argentina, la cual cuenta con el apoyo de la Administración de Parques Nacionales y el Gobierno de Chaco. Se estima que hay menos de 20 de ejemplares en la región chaqueña argentina.

Foto: Rewilding Argentina

Fauna: Nacieron dos yaguaretés en Chaco

Este domingo la fundación Rewilding Argentina confirmó el nacimiento de dos yaguaretés en el Parque Nacional El Impenetrable de la provincia de Chaco. Los felinos son hijos de la yaguareté Tania, nacida en cautiverio y el yaguareté libre Qaramta. La unión de estos animales es un gran logro, ya que nunca antes en el mundo se había logrado cruzar a un gran carnívoro silvestre con otro de cautiverio.

Leer más: Día Internacional del Yaguareté: ¿Qué se está haciendo por la especie en Argentina?

En el Parque Nacional El Impenetrable, el trabajo de más de un año y medio para salvar a los últimos yaguaretés del Chaco argentino están comenzando a dar resultados. Es un esfuerzo articulado por la Fundación Rewilding Argentina, la cual cuenta con el apoyo de la Administración de Parques Nacionales y el Gobierno de Chaco.

Foto: Rewilding Argentina

Tania dio luz a los cachorros el 30 de enero por la madrugada, pero esta noticia recién pudo ser confirmada el domingo pasado. Son el fruto de la unión entre Tania y Qaramta, el 17 de octubre de 2020.

Leer más: Resultados positivos en el plan de reintroducción del Yaguareté en el Iberá

Todo se remonta a la aparición de huellas en las costas barrosas del Bermejo en septiembre de 2019, estas fueron incentivo suficiente para que se colocaran cámaras trampas, las cuales confirmaron la presencia de un yaguareté silvestre en el lugar.

Ante este descubrimiento se construyó un jaulón de dimensiones modestas, y unas semanas después trajeron a Tobuna, una hembra de cautiverio proveniente de Iberá, para que atraiga al felino, el cual se presumía por su comportamiento que se trataba de un macho.

Leer más: ¿Qué dijo Leonardo DiCaprio sobre el trabajo ambiental en Argentina?

El yaguareté silvestre no resistió los encantos de Tobuna, por lo que lograron capturar al macho, hoy de 4 años de edad e impresionantes 113,6 kg de peso. Fue bautizado por los chicos de los parajes cercanos al Parque Nacional con el nombre de Qaramta, “el que no puede ser destruido”, en lengua Qom. Lamentablemente debido a los escases de ejemplares silvestres los expertos estimaron que Qaramta no conseguiría una compañera para aparearse en las más de 100 mil hectáreas en jurisdicción de la Administración de Parques Nacionales y las provincias de Chaco y Formosa.

Los expertos de la fundación y las autoridades del parque decidieron realizar “una movida arriesgada, pero necesaria”, cruzar a Qaramta con una hembra de cautiverio. La avanzada edad de Tobuna no la hacían apta como compañera del felino salvaje, por lo que fue reemplazada por su hija Tania, quien ya había dado a luz a dos cachorros en el marco del proyecto de reintroducción de yaguaretés en el Parque Nacional Iberá. Tania al igual que su madre, nació en cautiverio, sus bisabuelos fueron silvestres y capturados de cachorros después de que mataron a sus madres en el año 1989, muy cerca de lo que es hoy el nuevo hogar de Tania.

Leer más: Nacieron dos cachorros de yaguareté en el Parque Nacional Iberá

El equipo del parque nacional y los pobladores de los alrededores del Parque Nacional el Impenetrable construyeron una serie de enormes y complejos corrales para concretar el encuentro entre los felinos más grandes de América. Nunca antes en el mundo se había intentado cruzar a un gran carnívoro silvestre con otro de cautiverio.

Foto: Rewilding Argentina

Después de meses de interacción entre de Qaramta y Tania -a través de una reja-  y notar que el comportamiento entre ambos animales era ameno y relajado; se deicidio que se podían cruzar.

El 17 de octubre del 2020 se activaron las trampas de entrada a los nuevos corrales y Qaramta ingresó a ellos. Pocas horas después se liberó a Tania. Qaramta estaba encerrado por primera vez en su vida pero el tamaño de su jaula era tan inmenso que nunca se percató de esto. Los felinos pasaron cuatro días juntos, lo que duró el celo de Tania. Después Qaramta salió de los corrales. Desde ese punto la relación de ellos fue disminuyendo. El yaguareté silvestre visitó otras veces a Tania, pero las interacciones no eran las de antes. Tania, que entra en celo aproximadamente una vez por mes, dejó de hacerlo.

Los expertos notaron que el comportamiento de la hembra comenzó a cambiar y casi tres meses después del encuentro, la panza y los pezones de Tania comenzaron a agrandarse. El día 29 de enero se adentró en el monte de sus inmensos corrales y ya no volvió a salir en búsqueda de su ración diaria de comida.

Leer más:  Medioambiente: El año de los incendios y ¿La conciencia ambiental?

Finalmente, el día 7 de febrero se pudo confirmar el nacimiento. Las cámaras trampa indicaban que nacieron en la madrugada del día 30, entre las 3.20 y las 4.00 am.

Los hijos de Tania y Qaramta se encuentran en perfectas condiciones. Los dos cachorros serán criados por su madre en el monte chaqueño en los inmensos corrales, sin contacto con el hombre. A diferencia de su madre y al igual que su padre, les espera una vida en libertad. Pero para ese momento falta aún entre dos y tres años.

Las autoridades de la fundación y el Gobierno de Chaco esperan que la zona del río Bermejo, donde Qaramta tiene su territorio y donde serían integrados sus hijos, se convierta en un lugar seguro para la especie. Es por eso que señalan la necesidad de evitar que esa zona haya cazadores furtivos y se puedan desarrollar actividades de ecoturismo asociado al avistaje de fauna autóctona.

Necesitamos asegurar una economía basada en el turismo de naturaleza, para que estos cachorros puedan caminar seguros en unos años” manifestó Sofía Heinonen, directora ejecutiva de la Fundación Rewilding Argentina.

Monumento Natural Nacional

Foto de una de las crías de yaguareté (Panthera onca), de Rewilding Argentina

En la Argentina, el yaguareté fue declarado Monumento Natural Nacional en el año 2001 por tratarse de una especie en peligro crítico de extinción en el país, según la categorización de la Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos (SAREM) en el Libro Rojo de Mamíferos Amenazados de la Argentina teniendo la máxima protección posible que Argentina puede brindar a un animal, además es Monumento Natural provincial en varias provincias del norte argentino.