El exjugador de Unión recordó aquella final ante Colón y su gol de penal que fue vital para consagrar el logro y sostuvo que Madelón se ganó esa idolatría.

(Para escuchar el audio desde el celular apretá en “listen in browser o escuchar en el navegador”)

Ricardo Altamirano en SOL 91.5

Ricardo Altamirano dialogó en SOL 91.5 en el programa Unión en tu Dial recordando aquella victoria ante su acérrimo rival Colón en la recordada final de 1989, el Negro fue el artífice de aquel penal en la victoria de ida por 2 a 0 en el Centenario.

Siendo una de las figuras, el jugador explicó: “Ese penal no me tocaba a mí, nadie la quería agarrar. En ese momento estaba la tribuna de Colón debajo del arquero y estaba muda”, dijo el Negro. “Yo no soy un aparecido del 89. Soy un hijo de la institución. Son penales difíciles que me tocaron patear”, sostuvo.

Altamirano recordó que ese partido fue una “revancha porque nos quedamos a pelearla. Eso guarda una parte importante en mi corazón y en la institución”. En este sentido, remarcó que con el paso del tiempo “te das cuenta que era muy difícil que nos den vuelta el partido”.

Leer más: Humberto Zuccarelli y Carlos González recordaron en SOL 91.5 el ascenso de Unión en 1989

En el tramo de la charla, volvió la polémica del reconocimiento a los ídolos, sobre todo apuntando a algunos comentarios de Pepe Castro que mostraba quizás algún celo por solo reconocer a Leonardo Madelón como ídolo de aquella final.

“Los rumores son celos. Siempre trasciende uno en una campaña. Creerse más importante después de tantos años ¿quién se acuerda?”, dijo y agregó que Madelon “se ganó ese lugar de ídolo”, disparó.

Si tiene intenciones de trabajar en Unión en un futuro, remarcó: “Yo quiero ganarme un puesto por lo que hago. No quiero una limosna. Tengo ganas de volver al club. Me siento uno más de la casa. No es que yo quiero una camiseta en el entretiempo. No quiero nada que no me haya ganado”, explicó y sostuvo que “cada uno se gane el puesto de trabajo en el club”.