El primer ministro Mark Rutte le envió una carta al Parlamento neerlandés pronunciándose que “el heredero al trono puede casarse con alguien de su mismo sexo y no renunciar a su derecho al trono”.

La corona oficial de Países Bajos

Nederland: Los herederos al trono no perderán su corona por su orientación sexual

Este miércoles el primer ministro de Países Bajos, el primer país que legalizó el matrimonio igualitario en 2001, anunció que los herederos a la corona de neerlandés pueden casarse con alguien de su mismo sexo sin perder sus derechos de sucesión.

Leer más: El príncipe William le respondió a su hermano Harry: “La familia real no es una familia racista”

El mandatario político le envió una carta al Parlamento donde indicó que el Gobierno “considera que el heredero al trono puede casarse con alguien de su mismo sexo y no renunciar a su derecho al trono“.

No hay indicios o confirmaciones sobre la orientación sexual de los actuales herederos al trono, la duda fue emitida por los diputados del país al salir a la luz un libro de un especialista en derecho constitucional que estimaba que la princesa heredera Amalia, de 17 años, debía ser apartada de la sucesión al trono si se casaba con una mujer.

Hace más de diecinueve años que el matrimonio igualitario es legal en Países Bajos, pero los miembros de la familia real requerían la aprobación del Parlamento.

El Gobierno no considera que un presunto heredero o el monarca deban renunciar al trono si él/ella desea casarse con una pareja del mismo sexo“, indicó Rutte, quien, sin embargo, admitió que la cuestión es “un poco más complicada” en el caso los derechos de sucesión de los hijos de una pareja real homosexual.

Leer más: Tokio 2020″;Me da orgullo decir que soy gay y campeón olímpico”;, el mensaje de aceptación de Tom Daley

En ese sentido, la Constitución podría “entrar en conflicto con el derecho de la familia“, manifestó el premier en televisión, aunque afirmó que el Gobierno y el Parlamento podrían examinar la cuestión si se presentara tal eventualidad.

Por el momento la princesa Amalia,  hija mayor del rey Guillermo Alejandro y de la reina Máxima, no se pronunció sobre la carta del primer ministro.

Recientemente en junio, la princesa renunció a su derecho real a una renta anual de 1,8 millones de dólares porque se sentía incómoda con la idea de recibir esa suma antes de asumir plenamente sus responsabilidades reales, mientras que otras personas padecen problemas financieros.

Fuente: Télam