Tincha fue cedida por su familia para que tenga mejores condiciones de vida en un santuario natural en Entre Ríos.

Foto: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible

Los animales de fauna no son mascotas: El final feliz de Tincha la carpincha

La familia de Tincha, un ejemplar hembra de carpincho, se dio cuenta que no pertenecía en su hogar por más del amor que le tenían; sabían que es un animal de la fauna silvestre y por lo tanto no hay mejor lugar para ella que su hábitat.

Los dueños del carpincho se comunicaron con la Brigada de Control Ambiental (BCA) del Ministerio de Ambiente y Desarollo Sostenible a fin de concretar la entrega voluntaria del carpincho (Hydrochoerus hydrochaeris), que es el más grande de los roedores, el de mayor peso y tamaño del mundo.

Leer más: El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible liberó casi cien aves rescatadas

Rápidamente el animal fue retirado del domicilio particular de la familia en Virrey del Pino, localidad del partido bonaerense de La Matanza, y trasladado por la BCA a Tekove Mymba, un santuario natural ubicado en la ciudad entrerriana de Colón pensado para que las especies que pasaron gran parte de su vida en situación de cautiverio continúen en un hábitat similar al de su bioma de origen. Ahora Tincha permanece en un corral de “pre suelta” de gran tamaño, y una vez finalizado el período de cuarentena será liberada de manera definitiva.

La historia de Tincha nos recuerda a los santafesinos a la de Pancho, el carpincho de barrio San Martín, el cual era amado por dos familias y casi por todo el barrio. Lamentablemente Pancho murió, presumiblemente envenenado, según los vecinos.

Leer más: Mascotismo: Los carpinchos no son mascotas

Foto: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible

Hay que recordar que tener un animal de la fauna silvestre como mascota no es bueno para él ni para el ambiente. Además, es un delito:

El mascotismo es la posesión ilegal de animales silvestres y es una de las principales causas de disminución de las comunidades naturales. La tenencia de animales silvestres viola la ley nacional de fauna (Ley n°22.421).