Lo dijo el presidente de la entidad, Esteban Fainberg, en diálogo exclusivo con SOL 91.5 tras la muerte de Fernando Báez Sosa en manos de un grupo de rugbiers. “Hay que hacernos cargo y ayudarlos”, dijo.

Esteban Fainberg, presidente de la Unión Santafesina de Rugby

(Para escuchar el audio desde el celular apretá en “listen in browser o escuchar en el navegador”)

Homicidio de Fernando Báez Sosa 

El sábado por la noche, a la salida de un boliche en Villa Gesell, un grupo de rugbiers atacó a golpes a Fernando Báez Sosa, que terminó falleciendo según reveló la autopsia por un golpe fuerte en la cabeza.

El caso tomó trascendencia en todo el país que se vio conmocionado y marchó en silencio y con velas encendidas para pedir justicia por Fernando.

En este sentido, Esteban Fainberg, presidente de la Unión Santafesina de Rugby, habló en SOL 91.5 lamentando lo sucedido y manifestando que hay que trabajar en la formación de los juveniles reforzando valores.

 

“Lamentablemente, es desgraciado lo que pasó que empaña a todo el rugby, todo el rugby lo vive como un hecho propio. Es lamentable que estos chicos hayan caído en una situación dramática de generar la muerte de un chico de una manera incomprensible”, explicó.

 

“Somos conscientes que las palabras utilizadas no se ajustan a la dureza de la realidad pero también está la palabra de los dirigentes para corregir los errores que se cometen escribiendo pero que no cambian en nada lo que sentimos. Nos disculpamos por las palabras pero asumimos la responsabilidad que nos cabe como formadores cuando un chico nuestro falla, afirmó haciendo referencia al polémico comunicado de la Unión Argentina de Rugby que utilizó la palabra ´fallecimiento´. “Las instituciones suelen ser muy cautas en sus publicaciones. No tengo ninguna duda que lo que se escribió no es exactamente lo que se piensa”, insistió.

 

“El deporte del rugby se enseña que todo se hace en equipo. El triunfo, el esfuerzo, el sacrificio se hace entre todos. Cuando uno dice ´me tocan a mi, nos tocan a todos´ y eso se aplica de la manera que se aplicó en este caso es lamentable y tira para atrás todas las buenas enseñanzas que uno pueda hacer y se aplica mal un concepto que se explica bien”, sostuvo.

 

Los chicos con las drogas y el alcohol pierden el control de las cosas y terminan cometiendo un acto bárbaro”, dijo.

 

“Cuando hablás tanto de equipo y la palabra equipo la transformás en manada, es tan brutal y real el cambio, que te shockea. Algo bueno con la mejor intención se transforma en algo malo que no tiene explicación lógica”, explicó.

 

“Semejante desgracia hace que tengamos que tomar recaudos. Tenemos que trabajarlos de manera directa a los valores con los chicos”, concluyó.