13.4 C
Santa Fe

Let it be: por primera vez el “documental maldito” de The Beatles podrá verse en streaming

La película ingresará por primera vez a una plataforma de streaming, 54 años después de su estreno original en 1970. Se trata de un documental que muestra la intimidad de la grabación del último disco y recital del grupo británico.

A 54 años de su estreno, “Let It Be” llega a Disney+

Entre 1969 y 1970, el cineasta y productor Michael Lindsay-Hogg, un artista íntimamente ligado al mundo del rock, inició la producción del que sería su obra más reconocida -y polémica- hasta la fecha: un documental diseñado para la televisión británica que se emitiría acompañando la transmisión de un recital en vivo de The Beatles. Sin embargo, la idea de la presentación en vivo se desestimó y la producción audiovisual se convirtió en largometraje cinematográfico. Así nació “Let It Be“, título homónimo del duodécimo y último disco de estudio de la icónica banda de rock.

La película era un detrás de escena, un vistazo a la intimidad del proceso creativo y técnico del mencionado álbum. Ensayos, charlas y discusiones entre tomas y tomas musicales dan forma a este peculiar registro fílmico que inmortalizó los últimos momentos de los cuatro músicos operando como una familia, y aunque las críticas del momento no fueron particularmente positivas, en la actualidad se la recuerda como una obra de culto que vale la pena recuperar. Así es que, después de décadas en las que la película no podía hallarse por fuera del mercado pirata, el próximo 8 de mayo de este año finalmente una copia completamente digitalizada llegará al catálogo de Disney+, que también alberga la docu-serie “The Beatles: Get Back”, donde el cineasta Peter Jackson trabaja justamente con el metraje no utilizado del documental de Lindsay-Hogg.

Leer más: El Niño y la Garza de Hayao Miyazaki llega al streaming: ¿Cuándo y dónde verla?

El documental “Let It Be” estuvo protagonizado por John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr, quienes ganaron un Premio Oscar a la Mejor Música Original por su trabajo en la película. Además, el registro audiovisual de los músicos tocando de forma espontánea en aquella terraza de Londres se volvería icónico por ser la última presentación pública del grupo. Hasta ahora, esta producción posee todos los indicios de un éxito de taquilla, así que ¿por qué hablamos de “polémica” a la hora de referirnos a este proyecto final del grupo?

Hacia 1970 las asperezas y cruces entre los Beatles eran de público conocimiento. En la década de los 60, se habían alzado como el grupo más importante en la historia del rock, generando un fenómeno conocido como la “Beatlemania“, que no fue únicamente la venta indiscriminada de discos y la escucha interminable de sus canciones, se trató de un profundo impacto en la cultura británica sin precedentes, algo que finalmente terminó trascendiendo en el resto del mundo. Las formas de vestir, de hablar, incluso de ver el mundo bajo nuevas luces, todo estaba cambiando rápidamente. Los “cuatro de Liverpool” ciertamente habían conquistado al mundo, y no solo por su música. Carisma y mística se fusionaban en algo sin precedentes en el panorama artístico contemporáneo. La juventud no volvería a ser la misma. Pero parte de ese éxito se debe tanto al talento como a la química entre los cuatro músicos, que afuera como arriba del escenario aparecían tan amigos y unidos como una familia.

La película de Lindsay-Hogg no buscaba reflejar los aspectos más oscuros de sus integrantes, más bien pretendía poner el foco en la intimidad de un proceso creativo que durante años había cautivado a miles de millones de seres humanos, que escuchaban con atención y muchas veces asombro infantil. Sin embargo, “Let It Be” terminó ofreciendo un vistazo a las tensiones y a los desacuerdos del grupo, que pueden verse en momentos clave de la película. La crítica especializada, particularmente la británica, fue muy dura con el documental; The Sunday Telegraph llegó a escribir que “sólo incidentalmente vislumbramos algo sobre sus verdaderos caracteres (…) la forma en que la música parece ser ahora la única fuerza unificadora que los mantiene unidos“. Incluso hay quienes opinan que esta película (convertida en el único registro de una experiencia infernal para los Beatles, que debían terminar el disco en tiempo récord) fue el detonante final que desencadenó la ruptura definitiva del conjunto. De ahí que muchas veces se la considera como una “película maldita”.

Pero con el pasar de los años todo ha ido cambiando. Nuevas formas de consumo audiovisual implica nuevas audiencias, y el nuevo público descubre obras que antes no se encontraban al alcance. Durante décadas, “Let It Be” podía hallarse únicamente de forma pirata, en copias que dejaban mucho que desear en cuanto a imagen y sonido. Este año, por primera vez, la película podrá verse “completamente restaurada” en el catálogo de Disney+, que también incluye la serie documental de Peter Jackson.

Leer más: Pobres Criaturas: la galardonada película de Yorgos Lanthimos y Emma Stone llegó al streaming

Cuando Peter Jackson volvió a reunir a los Beatles

El multipremiado director de las trilogías de “El Señor de los Anillos” y “El Hobbit” es un confeso entusiasta de las imágenes de archivo y su poder evocativo. En 2018 Jackson realizó el film “They Shall Not Grow Old“, un documental generado a través de imágenes de archivo inéditas que datan de la Primera Guerra Mundial. Todo ese material fue sometido a tratamientos especiales de restauración y coloreado digital, un proceso completamente inédito en la industria. La innovación que propuso el documental dejó una profunda marca en el público y especialmente en Jackson, quien al poco tiempo comenzó a trabajar en un nuevo proyecto que utilizaría las mismas técnicas de recuperación audiovisual.

Leer más: Zona de Interés: ¿Dónde ver la película de Jonathan Glazer que ganó el Oscar a Mejor Película Extranjera?

Utilizando técnicas similares, “The Beatles: Get Back” es un documental conformado por imágenes audiovisuales nunca antes vistas que originalmente fueron creadas para la película de Lindsay-Hogg. Casi la totalidad de esas imágenes fueron restauradas y transformadas en algo completamente nuevo. El documental de 6 horas narra las semanas en las que los Beatles estuvieron abocados a la composición y grabación de su último disco de estudio y además incluye tomas nunca antes vistas de la última presentación completa del grupo realizada en aquella terraza londinense.

Escribe Hernán Ceccato
spot_img
spot_img
Últimas noticias
Noticias relacionadas