20.6 C
Santa Fe

Las prepagas anunciaron un aumento del 23% para marzo: en los últimos tres meses ya duplicaron su valor

Se suma a los aumentos de un 30% en febrero y de un 40% en enero, tras la liberación de las cuotas por el decreto de necesidad y urgencia (DNU) que firmó Milei.

Aumentos exorbitantes anunciados por las prepagas

Las empresas de medicina prepaga anunciaron en los últimos días un nuevo aumento para el mes de marzo, en este caso para marzo, de alrededor de un 23%, que se suma a las subas de más de un 30% en febrero y de más de un 40% en enero, producto de la liberación de las cuotas establecida en el mega DNU de Javier Milei. Entre las diferentes empresas que ya anticiparon un nuevo aumento para marzo se encuentran MedicusGaleno Omint.

Como ya hemos informado, de acuerdo a lo establecido en el DNU 70/2023 publicado en el Boletín Oficial del 20 de diciembre de 2023, se posibilita la indispensable recomposición de los valores de los planes vigentes“, afirmó por su parte Medicus en un comunicado de la semana pasada.
Lamentablemente, seguimos sufriendo los efectos del mantenimiento forzado durante años de valores de cuota por debajo de la inflación“, agregó esta empresa, y señaló que a ello “se suman la inflación general y la inflación especifica que está afectando a los insumos médicos, implementos varios, prótesis y fármacos“, por lo que “la cuota de su plan médico del mes de marzo tendrá un incremento del 23,25%“, concluyó.
En paralelo, Galeno informó en un comunicado que “la industria de la Salud viene atravesando importantes complicaciones en su financiamiento cuyos resultados son de público conocimiento“, como “la importante devaluación del peso” y “el acuerdo paritario suscripto con el sindicato de Sanidad“, por lo que “es necesario incrementar el valor de las cuotas a partir del 1° Marzo en un 22,9%, que será incorporado en la facturación cuyo vencimiento opera en el mes de marzo de 2024“.
Del mismo modo, diferentes clientes de Omint compartieron en redes que esta prepaga, “de conformidad a lo establecido por el Decreto de Necesidad y Urgencia Nro. 70/23, el cual -entre otras normas- derogó el Decreto Nro. 743/22“, establecerá un aumento en marzo del 23,3%, “necesario para preservar la estabilidad financiera ante los incrementos sostenidos en los costos del sector de la salud, así como para afrontar la inflación proyectada para el mes de marzo y los acuerdos paritarios“.
Estas subas se suman a las de febrero y enero, totalizando más de un 100% de aumento en tres meses. A inicios de enero, las empresas anunciaron incrementos de más del 30 por ciento en febrero. Justificaron el aumento por “una serie de variaciones en los costos prestacionales a todo nivel” entre ellos “aranceles profesionales, insumos médicos y no médicos, y costos laborales del sector”. Antes, en diciembre, y tras la publicación del DNU 70/2023, habían anunciado para enero aumentos de un 40% promedio.

El drama de los afiliados

Tras los aumentos exorbitantes que anunciaron las prepagas como resultado de la desregulación que dispuso el gobierno por decreto para el sector, los afiliados analizan un cambio de plan o bajarse de empresa prestadora frente a la imposibilidad de hacerle frente a los nuevos valores.

La consultora D´Alessio IROL analizó cuál fue la reacción de los argentinos luego de enterarse que las prepagas incrementarían el valor de sus cuotas drásticamente. “Un 70 por ciento de los usuarios de medicina prepaga está contemplando realizar cambios en su cobertura de salud actual debido a los aumentos. De ellos, un 26 por ciento está considerando abandonar su proveedor actual por otra cobertura privada y un 10 por ciento está evaluando la posibilidad de depender exclusivamente del sistema de salud pública“, resaltó el relevamiento.

Ante ese escenario, muchas familias, sobre todo de los sectores “medios”, no la clase media baja (que ya debió dejar esos servicios, si los tenía), ni la media alta, que todavía tiene margen para resistir, ya han empezado a cambiar de prepaga o están pensando en hacerlo, según un sondeo privado.

De acuerdo con el sondeo realizado por la consultora durante enero, que contempla las respuestas de 1.240 encuestados mayores de 18 años de todo el país. El análisis asegura que el impacto en las clases bajas es mucho más profundo. “En el segmento socioeconómico medio bajo, un 18 por ciento podría verse forzado a abandonar el sistema de medicina prepaga por completo“, advirtió D’Alessio IROL.

Un 58 por ciento de los consultados prevé realizar algún tipo de modificación en su plan de medicina prepaga por los aumentos. “El impacto de los incrementos de precios no discrimina y está afectando a todos los niveles de ingresos medios. Aquellos con mayores recursos, aunque se sienten más capacitados para buscar alternativas en otras prepagas que ofrezcan planes similares, no están exentos de la presión del costo“, detalló el relevamiento de la consultora.

spot_img
spot_img
Últimas noticias
Noticias relacionadas