6.6 C
Santa Fe

Día Mundial de la Radioafición: un trabajo singular que se adapta a los tiempos actuales

Cada 18 de abril se celebra la efeméride con el fin de reivindicar y visibilizar la labor social realizada por estos aficionados a la tecnología. Si bien se lo considera un hobby, se trata del desarrollo de un sistema de comunicación que prescinde de Internet e incluso de la electricidad, y que encuentra nuevos adeptos a diario.

Radioafición, una labor invisible pero siempre presente

Muchas veces considerada como una labor invisibilizada, la radioafición constituye una tarea sumamente pertinente para la sociedad: la transmisión de mensajes entre estaciones para mantener la circulación de información, especialmente en momento de emergencias. Esta forma de transmitir y recibir mensajes nace con el siglo XX, con el desarrollo científico y tecnológico que caracterizó a dicho período histórico. En un contexto cada vez más hiperconectado, los sistemas de comunicación que prescinden de Internet e incluso de la electricidad han vuelto a provocar impacto en la rueda de la comunicación humana. En el caso de polos urbanos como Buenos Aires la actividad tomó fuerza durante la cuarentena, pero en ciudades como Santa Fe, la radioafición ha estado presente en momentos de emergencia social.

La efeméride fue instituida el 18 de abril de 1925, día en que se formó la Unión Internacional de Radioaficionados en París, con el fin de ayudar a la actividad a nivel mundial. “Experimentadores radioaficionados fueron los primeros en descubrir que el espectro de onda corta, lejos de ser una zona desierta, podía apoyar la propagación mundial“, señalan un comunicado de Radio Club Santa Fe LU1FC publicado en ocasión de esta celebración.

Leer más: El estilo sin etiquetas: 105° aniversario del maestro Alberto Breccia

El día mundial que celebra esta actividad busca reivindicar el trabajo desempeñado por los radioaficionados y aportar información sobre sus funciones. Además, es una fecha que recuerda a las personas que ayudaron a desarrollar este tipo de comunicación, profesionales y aficionados cuya contribución tuvo fuerte impacto en los campos de la ciencia, la ingeniería, la industria y los sectores sociales.

Aquellas personas denominadas como “radioaficionados” están a cargo de la “transmisión de algún tipo de mensaje” a través de emisoras de radio. Aunque es una tarea muchas veces realizada de manera independiente, con equipamiento construido y mantenido de forma hogareña, es necesario contar con una serie de permisos y credenciales legales que que avalen dicha actividad, una autorización como radioaficionado y una licencia de estación.

Leer más: Celebrando 30 años de autonomía universitaria constitucional: UNL conmemora el Día del Graduado

La radioafición y su vínculo con la sociedad

El principal compromiso social del radioaficionado es para con la comunicación. Aunque en la actualidad este tipo de recursos tecnológicos no parecen tan relevantes a causa de los profundos adelantos en la materia, en especial se valora la labor de los radioaficionados en situación de emergencia o desastres naturales, que muchas veces generan problemas en las líneas de comunicación tradicionales, como los sistemas eléctricos o virtuales. Esto cobra notable relevancia a la hora de generar comunicaciones entre lugar distantes.

En la ciudad de Santa Fe, por ejemplo, desde octubre de 1948 existe el Radio Club Santa Fe LU1FC, una asociación civil sin fines de lucro, reconocida por la Comisión Nacional de Comunicaciones, que nuclea a los radioaficionados de la región y pone a disposición diversas herramientas y recursos como la enseñanza, difusión, fomento y práctica de la actividad.

Entre el 29 de abril y el 3 de mayo de 2003, la capital provincial padeció uno de sus episodios más tristes y lamentables, un suceso meteorológico que terminó en inundaciones que dejaron a gran parte de Santa Fe anegada y en estado de emergencia. Diversas localidades aledañas también se vieron afectadas por este fenómeno desencadenado por un crecimiento sin precedentes del Río Salado. En aquel desesperante contexto, la labor de los radioaficionados del Radio Club Santa Fe LU1FC y de zonas aledañas fue importante para la propagación de mensajes, alertas, pedidos de auxilio y para establecer comunicaciones con ciudades cercanas, cuando gran parte de la ciudad se encontraba sin energía eléctrica.

Por tal motivo, y en reconocimiento de esta labor muchas veces ignorada, especialmente ante el auge desmedido de tecnologías digitales y nuevos recursos telefónicos, en especial con el crecimiento de Internet, resulta importante no olvidar a estos aficionados técnicos que aportar su conocimiento para mantener a esta profesión con vida.

spot_img
spot_img
Últimas noticias
Noticias relacionadas