Un día como hoy pero de 1845 se encadenó el río Paraná, por orden de Juan Manuel de Rosas, para impedir el paso de los barcos ingleses y franceses.

Las barcas cruzadas a lo ancho del Paraná ante el imponente arsenal del enemigo.

Día de la Soberanía Nacional

Este miércoles 20 de noviembre se conmemora el “Día de la Soberanía Nacional” en honor a la Batalla de la Vuelta de Obligado, donde, en el año 1845, se enfrentaron la marina anglo-francesa y la Confederación Argentina liderada por Juan Manuel de Rosas, sobre el Río Paraná. El combate es recordado como uno de los momentos más significativos de la historia del país. Aunque la flota anglo francesa ganó la batalla, se vio obligada a aceptar la soberanía argentina sobre los ríos interiores, hecho convertido en una gesta patriótica.

El sitio donde tuvo lugar el enfrentamiento, en la localidad de Vuelta de Obligado, partido de San Pedro, provincia de Buenos Aires, es en la actualidad un lugar histórico, con monumentos e inscripciones que recuerdan el combate. “Sin dudas la Batalla de Vuelta de Obligado es uno de los hitos más importantes en la defensa de la soberanía nacional, a la altura del Combate de San Lorenzo o la causa de Malvinas: las tres están cruzados por cierto antiimperialismo, por la lucha por la autodeterminación de los pueblos y hacen a la identidad nacional”, dijo a Télam el arqueólogo Mariano Ramos que encabeza la investigación en el predio de la epopeya.

De acuerdo a la agencia, un trabajo de campo realizado por el programa de Arqueología, Historia y Estudios Interdisciplinarios de la Universidad de Luján ha permitido determinar la ubicación de la mayoría de las “estructuras militares” defensivas montadas por orden del comandante Lucio Mansilla en la costa derecha del Paraná a partir de agosto de 1845.

De esta forma, se estableció la posición de tres de las cuatro baterías de cañones, el campamento, el hospital de campaña, el terraplén, el depósito de municiones y “uno de los mogotes de tierra y hierro donde se engancharon las tres hileras de cadenas montadas sobre 24 barcazas” con las que se intentó impedir que la flota enemiga remontara el río.

Hemos encontrado bombas, proyectiles, armas o sus fragmentos. También los clavos con los que se unieron los merlones (almenas) que consistían en cajas de madera llenas de tierra y apiladas una sobre otra para formar una fortaleza con huecos (cañoneras) por donde asomaran las armas“, aseguró Ramos.

La batalla es recordada, además, en los billetes de 20 pesos, que en una cara llevan el retrato de Rosas y en su reverso una imagen de la contienda.

 

Fuente: Perfil/ Télam