Se agranda la incertidumbre de contar con todos los recursos para prevenir el contagio en sus consultorios. Desde la UBA compartieron las 5 precauciones para profesionales en este marco de pandemia.

La odontología y su reinvención en medio de la pandemia

Sin lugar a dudas, el coronavirus llegó al mundo y nos cambió la manera de relacionarnos, de movernos, de los hábitos, y algunas profesiones están en riesgo de contagios del virus. Una de ellas es el de la odontología, considerada como una de las consultas en la que el profesional de la salud se encuentra en primera línea de posible contagio.

Sin embargo, hay una gran incertidumbre de cómo aplicarán los protocolos para atender a los pacientes y evitar el contagio del coronavirus, ya que la exposición de la boca con el profesional, es un alto riesgo de transmisión.

El odontólogo Aldo Squassi, director de la clínica de pacientes de alto riesgo odontológico de la Facultad de Odontología de la UBA, reconoció que odontología se ve en un problema muy grande: “Es necesario una modificación de la asignación de los recursos para que puedan cumplirse los protocolos como corresponde, porque si no vamos a estar en una disyuntiva: o no cumplir con los protocolos o que las personas físicas tengan que hacerse cargo de traer todos los materiales de protección”, afirmó.

Leer más: Ansiedad, insomnio y pánico, la otra lucha de los médicos en cuarentena

Squassi destacó a los profesionales del sector, ya que la odontología practica protocolos sanitarios desde hace años: “Nuestra profesión tiene una formación de mucho conocimiento en términos de normas de bioseguridad, es decir que se cumplen y acatan a diario por todo lo que implica trabajar en la boca de una persona”, contestó el profesor de la UBA.

Desde la Facultad de Odontología de la UBA, compartieron las 5 precauciones para profesionales en este marco de pandemia: Higiene de manos antes y después de tocar al paciente, uso de equipo de protección personal, eliminación segura de objetos punzantes, gestión adecuada del medio ambiente y residuos hospitalarios, esterilización y desinfección del instrumental.

Mientras que, para el control ambiental, deberá haber una buena ventilación adecuada, limpieza del entorno hospitalario y evitar a toda costa el hacinamiento de personas.

Fuente: Infobae