Los habitantes de Alto Verde utilizan sus habilidades para reformar
la comisaría 24ª. Los trabajos implican pintar sus paredes, reparar humedades, arreglar
la luz, colocar vidrios, hacer algunos revoques y desmalezar el patio.

El trabajo está organizado en comisiones donde se
encargan de analizar cuáles son las obras más urgentes en el barrio y relevar
el estado de las calles. También analizan cómo mejorar el servicio de
transporte y qué hacer con los microbasurales. 


La iniciativa surge además por los constantes tiroteos que
afligen al barrio todos los días.