27.6 C
Santa Fe

¿Por qué hay más mosquitos en Santa Fe? todo sobre estos insectos

Estas últimas semanas los santafesinos comenzaron a notar un gran aumento en la población de estos “molestos insectos”. Mirá la relación de los mosquitos con las tormentas, las altas temperaturas, la humead y la sequía ¿Cuál es el vínculo de estos seres con el Cambio Climático y como controlar su población?

Por Marcos Molina

Aumento de mosquitos en Santa Fe

El incremento en la población de mosquitos, tanto en la ciudad de Santa Fe como en la provincia, es una realidad ¿La razón? bueno, no hay una sola, sino que se trata de la suma de: las condiciones naturales propias de la provincia, más los diferentes fenómenos naturales recientes, como el incremento de lluvias y tormentas, pero también se produce por fenómenos extremos como la última gran sequía que afectó a toda la región.

Leer más: Aumentó la demanda de repelentes para mosquitos y se disparó el precio de los protectores solares

Todas estas circunstancias son un cóctel perfecto para que los mosquitos proliferen en gran escala. Los mosquitos de la zona de Santa Fe se desarrollan en charcos de lluvia y las grandes abundancias coinciden con fenómenos meteorológicos importantes, como la sequía o las temporadas de tormentas.

Durante sequías

Lo que sucede es que los mosquitos ponen sus huevos en agujeros, y depresiones, al no llover estos se acumulan. Cuando finalmente las lluvias se hacen presentes, todos los huevos erosionan juntos generando el gran aumento en la población de mosquitos.

Temporadas de tormentas

Las lluvias continuas brindan pequeños cuerpos de agua, tanto en la naturaleza como en en zonas urbanas -sobre todo en macetas o basura que pueda a acumular agua- que son propensas a tener agua estancada. Actualmente estamos atravesando el fenómeno El Niño, que en Argentina se presenta con mayor presencia de lluvias y tormentas.

Leer más: Dengue en Santa Fe: crece la incertidumbre por la evolución de la enfermedad con la llegada del calor

 

Altas temperaturas y humedad

Podemos señalar que la humedad hace que el agua tarde más en evaporarse y además constituye un ambiente agradable para estos insectos. Por otro lado, las temperaturas también juegan un rol para que las fases de los mosquitos sucedan con mayor celeridad, en promedio su temperatura optima es de entre 26 y 30 grados Celsius. Pero, lo preocupante es que si el mosquito es una de las especie que puede transmitir algún virus, como el Aedes aegypti y se logra infectar de un patógeno, se vuelve vector más rápido en altas temperaturas.

La biología propia de los mosquitos

Estos insectos suelen moverse hasta 2,8 kilómetros de distancia del lugar de donde nacieron. La cantidad de huevos que puede poner una hembra dependen de cuanto logre vivir, en promedio un mes, pero en tan solo dos semanas puede colocar entre 300 y 600 huevos. Estos huevos pueden mantenerse fértiles hasta 13 meses y continuar a su siguiente etapa cuando hay suficiente agua.

Los mosquitos no se alimentan de la sangre, sino de néctar, savia y frutos de diferentes arboles y plantas.

No todas las especies de mosquitos necesitan succionar sangre para realizar su ciclo de vida, entre las especies que si lo necesitan, son solo las hembras que requieren sangre para desencadenar un mecanismo hormonal y poder poner los huevos.

Las condiciones naturales de Santa Fe

Las condiciones naturales de nuestro territorio son bien conocidas por los santafesinos. Estamos rodeados de diferentes cuerpos de agua, ríos, lagunas y humedales, por lo que eso sumado a las altas temperaturas y gran humedad vuelven la provincia un lugar ideal para el desarrollo de la especie. Esto se incrementa más en temporadas de lluvias.

¿Cómo controlar las poblaciones de mosquitos?

Al ser naturales estas condiciones no hay una forma definitiva de controlar la población de mosquitos. Si bien fumigar es una opción que se puede realizar en lugares urbanizados, no es la mejor, ya que por un lado los químicos matan a todos los insectos, no existe la fumigación solo de mosquitos, entre ellos incluso depredadores naturales de mosquitos, ademas los insecticida son tóxicos para las personas y los animales. Por otro lado, al igual que muchos otros insectos, algunas especies pueden desarrollar cierta resistencia con el tiempo, lo cual termina con aumentar la toxicidad de las fumigaciones, que consigo arrastra los problemas antes mencionados. Lo mejor es fumigar cuando haya algún virus circulando como el dengue.

Los mosquitos tienen depredadores naturales. Cuidando y fomentando su población, siempre y cuando sean autóctonos, puede servir como un control natural. Los alguaciles y libélulas se alimentan de mosquitos, de la misa forma los murciélagos e incluso hay peces como “panzudos”, que los comen durante su estado de larva y pupa en el agua.

Es importante que en las zonas urbanas los municipios y comunas realicen trabajos para controlar la especie, en primera instancia educación y en segunda operativos de limpieza para que los objetos que puedan almacenar agua sean agotados.

La basura y los basurales son lugares que suelen almacenar huevos y larvas de mosquitos por como atrapan el agua y por que esta nunca es desechada, por lo que evitar los tumultos de basura, sobre todo cerca de zonas que viva gente, también es fundamental

El Cambio Climático  y los mosquitos

Como vimos hasta ahora, hay una gran relación entre las altas temperaturas, los fenómenos climáticos extremos, como sequías e inundaciones,  las largas temporadas de lluvias, con  la proliferación de mosquitos. El Cambio Climático hace que las olas de calor sean más probables como así también los fenómenos climáticos extremos, según diferentes estudios interdisciplinarios. Por lo que mitigar el Cambio Climático es mitigar que se den escenarios ideales para el aumento de mosquitos.

Invasión  de mosquitos en Santa Fe

 

 

 

spot_img
spot_img
Últimas noticias
spot_img
Noticias relacionadas