13.8 C
Santa Fe
Acceso a Radio en vivo FM SOL 915

Más de la mitad del personal doméstico cobró menos o nada durante el aislamiento por el coronavirus

Pese a estar imposibilitadas de concurrir a los lugares de trabajo, sólo el 33% de las empleadas recibió el pago del salario completo y corresponden a las que están registradas. El 3,5% fueron despedidas, al 20,2% no le pagan y al 13,1% le pagan menos.

Imagen ilustrativa.

Personal doméstico durante el aislamiento social

El aislamiento social, preventivo y obligatorio a raíz del coronavirus se extendió hasta el 7 de junio inclusive en Argentina y sólo algunas actividades están habilitadas en el país.

Las empleadas domésticas no están incluidas dentro de las excepciones del Decreto Nacional y, por lo tanto, están imposibilitadas de ir a trabajar. Sin embargo, deben percibir su sueldo completo y gozar de licencias en caso de pertenecer a los grupos de riesgo.

En la teoría debería ser así, en la práctica no se cumple. Así lo reveló un estudio realizado por la Universidad de Lanús (UNLa) y el Centro de Estudios e investigaciones laborales (CEIL) del Conicet donde se conoció que sólo el 33% de las trabajadoras domésticas recibió el salario abonado por sus empleadores y corresponde a aquellas personas que están laboralmente registradas, mientras que a un 11% le pagan porque van a trabajar a pesar de la cuarentena.

 

La contracara es que el 3,5% de ellas fueron despedidas, al 20,2% no le pagan y al 13,1% le pagan menos.

 

El estudio reveló además que 7 de cada 10 mujeres que realizan tareas de limpieza son trabajadoras informales. “Claramente es un sector muy precarizado, cerca del 70% están en negro”, advirtió Miriam Wlosko, coordinadora el programa Salud, Subjetividad y Trabajo de la Universidad de Lanús, que encuestó a través de redes sociales y WhatsApp a 635 empleadas domésticas de todo el país entre el 13 de abril y el 10 de mayo.

“Decidimos investigar a las trabajadoras de casas particulares porque están vinculadas a problemáticas que están invisibilizadas. Es una población informalizada y precarizada, y con la pandemia esto se empeora mucho más. La mayor parte no van a trabajar, son pocas las que siguen yendo”, dijo Wlosko.

“Es muy impresionante ver la estrategia de los empleadores para no pagar, así como para intentar cambiarlas de categoría para que vayan a limpiar como si fueran de cuidado“, contó Wlosko.

Sin ingresos

Un 55% de las trabajadoras que respondieron la encuesta no tienen ningún otro ingreso extra, mientras que el 32% trabaja en varios hogares, un 8% trabaja sin retiro y el 5% bajo otro tipo de modalidad.

Miedo a contagiarse y contagiar

El 31,7% dijo tener miedo de contagiar a su familia; el 16% de contagiarse; el 13,7% de contagiarse y contagiar a su familia; y el 10,4% de contagiarse, contagiar a su familia y de contagiar a las personas con las que trabaja.

Ingreso Familiar de Emergencia

También se supo que el 55,7% de las trabajadoras que respondieron la encuesta cobró el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y un 15% no sabe cómo tramitarlo.

“Creemos que algo se debería hacer, sobre todo desde las políticas públicas. No es menor exigir que se les pague el sueldo como se hizo hasta ahora, pero también está el problema del control. No se pone ningún tipo de obligación a los empleadores de cumplir con la ley“, concluyó Wlosko.

Fuente: Telám.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
Últimas noticias
spot_img
spot_img
Noticias relacionadas