Después de entrenar, seis futbolistas debieron realizarse los controles pedidos por los agentes médicos de la FIFA.

Durante el mediodía de este martes, y a muy pocas horas de que comience el Mundial de Rusia 2018, la Selección argentina fue sometida a un control antidoping pedido por la Fédération Internationale de Football Association (FIFA).

El control fue hecho a 6 jugadores de la selección, quienes salieron sorteados y debieron participar de los exámenes protocolares. Algún memorioso recordó el control antidoping a Maradona en el Mundial de Estados Unidos, después del partido con Nigeria. Cuando el control dio positivo, se conoció la frase histórica del Diez: “Me cortaron las piernas”.

Durante la mañana rusa (hay 6 horas de diferencia con el horario argentino), el plantel dirigido por Jorge Sampaoli se entrenó con normalidad en el complejo deportivo de Bronnitsy y por la tarde, mientras merendaban, fueron sorprendidos por varios agentes de la FIFA, quienes les comunicaron a los jugadores que serían sometidos a controles.

Así es que, tras un sorteo que incluyó a los 23 futbolistas que forman parte del seleccionado, Lionel Messi, Nicolás Otamendi, Franco Armani, Eduardo Salvio, Paulo Dybala y Marcos Acuña salieron elegidos realizarse los estudios ordenados por la Comisión Médica de la FIFA.

Este método es muy común en la Copa del Mundo, y todas las selecciones que participan saben que puede tocarle en cualquier momento, como ocurrió esta vez con Argentina.

Incluso, hubo equipos que recibieron los controles antes de viajar a Rusia, como fue el caso de la Selección española que se vieron sorprendidos por los agentes de la FIFA en el complejo la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, en Madrid.

 

Fuente: Big Bang News