Las víctimas pertenecen a los nodos Rosario y Rafaela. Las vacunas se encuentran disponibles en todos los efectores provinciales y municipales

Gripe A en Santa Fe

 El Ministerio de Salud de Santa Fe señaló que cuatro personas adultas fallecieron por Gripe A en las últimas semanas, tras la confirmación de diagnóstico de influenza A H1N1 por laboratorio.

La dirección provincial de Promoción y Prevención señaló que los fallecidos pertenecen a los Nodos Rosario y Rafaela, todas con factores de riesgo y sin la aplicación de la vacuna correspondiente al año en curso.

Debido a la circulación de los principales virus por el territorio y el país (sincicial respiratorio VSR y gripe en dos de sus tres variedades A H3N2 y H1N1), aumentaron las consultas en centros de salud y guardias, así como las internaciones.

Desde el Ministerio recordaron que se inició la campaña de vacunación antigripal 2019 y que las vacunas se encuentran disponibles en todos los efectores provinciales y municipales, y que hasta la fecha ya se han aplicado y registrado 318.081 dosis de vacuna antigripal.

De la totalidad de personas que deberían colocarse la vacuna por presentar alguno de los factores de riesgo, ya se alcanzó al 43% de las embarazadas, al 98% del personal de Salud, al 98% de mayores de 65 años y al 62% de niños menores de 2 años con la primera dosis.

Vacunación

Deben vacunarse los siguientes grupos:

– Personal de salud de efectores públicos y privados

– Embarazadas y puérperas los diez días posteriores al parto, si no fueron vacunadas durante el embarazo

– Niños de 6 a 24 meses, que requieren dos dosis separadas por un mes

– Mayores de 65 años por el envejecimiento del sistema de defensas

– Grupos de riesgo: niños mayores de 2 años, adolescentes y adultos menores de 64 años inclusive con los siguientes factores de riesgo: problemas genéticos, musculares o del desarrollo graves; severos trastornos respiratorios: problemas cardíacos; diabetes o insuficiencia renal crónica; alteraciones en las defensas por VIH o medicación; enfermedades onco-hematológica y tumorales, y trasplantados; obesidad importante; retraso madurativo grave y síndromes genéticos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio, y malformaciones congénitas graves; convivientes de enfermos oncohematológicos y de prematuros extremos (menores de 1500) para evitar contagiar a sus contactos.

Fuente: Prensa GSF