La invitación fue formalizada por Kim en su encuentro con una delegación de Corea del Sur hace tres días, donde manifestó su intención de abandonar el programa de armas nucleares.

Corea del Sur sorprendió anoche al mundo al anunciar que el presidente norteamericano, Donald Trump , aceptó una invitación del dictador norcoreano, Kim Jong-un , para reunirse a discutir sobre el polémico plan nuclear del régimen comunista. Sería el mayor paso de distensión en un conflicto que tiene en vilo a toda Asia y a Occidente.

La reunión, inédita entre dos mandatarios de esas naciones, se produciría en mayo próximo, según Seúl. Sin embargo, la Casa Blanca, que confirmó el anuncio, señaló que la reunión será “en un lugar y momento a ser definido”.

“Kim Jong-un habló sobre desnuclearización con los representantes surcoreanos, no sólo de congelamiento. También, que no habrá pruebas de misiles durante este período de tiempo. Se está haciendo un gran progreso, pero las sanciones se mantendrán hasta que se llegue a un acuerdo. ¡Se está planeando el encuentro!”, escribió anoche Trump en Twitter.

La invitación fue formalizada por Kim en su encuentro con una delegación de Corea del Sur hace tres días, donde el joven dictador ya había sorprendido con su voluntad de abandonar el avanzado programa de armas nucleares y misiles balísticos que inquieta al mundo.

“Kim prometió que Corea del Norte se abstendrá de cualquier nueva prueba nuclear o de misiles”, dijo el jefe de la Oficina de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Chung Eui-yong, en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, donde se reunió con funcionarios del gobierno de Trump.

Fuente: La Nación/Sol 91.5