Fue la primera vez que Cristina estuvo en el banquillo de los acusados, procesada por direccionar la obra pública a Santa Cruz. El Tribunal dictó un cuarto intermedio para lunes 27 de mayo.

Cristina Kirchner enfrentó a hoy la primera audiencia del juicio oral, por asociación ilícita, por direccionar la obra pública a Santa Cruz.

El Tribunal Oral Nº 2 despejó ayer el último escollo al rechazar los recursos de Lázaro Báez para frenar el proceso. En paralelo a la primera audiencia, hoy la Corte Suprema analizará los recursos presentados por la expresidenta luego de que la semana pasada debió dar marcha atrás con una medida que amenazaba con impedir el inicio del juicio.

Leer más: Previo a que comience el juicio Cristina Fernández dijo que la causa es “una cortina de humo”

La jornada transcurrió con la lectura de los cargos por los cuales fue procesada junto a los detenidos exministro de Planificación, Julio De Vido; el exsecretario de Obra Pública José López y otros acusados.

Los fiscales de instrucción del caso Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques la acusaron de ser jefa de una asociación ilícita creada a partir de la llegada del fallecido Néstor Kirchner a la presidencia de la Nación para “sustraer fondos públicos en beneficio del socio del ex presidente, Lázaro Báez”.

Sentada en la última fila de la sala de audiencias y de espaldas al blindex que la separó de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; de la presidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Taty Almeida, ubicadas entre el público, la ex presidenta siguió la lectura entre comentarios con su abogado, Carlos Beraldi, la lectura de su teléfono celular y sonrisas.

¿De qué se la acusa a Cristina Kirchner?

Haber integrado una asociación ilícita que movió las palancas del Estado nacional para, de manera delictiva, favorecer al presunto testaferro de los Kirchner, Lázaro Báez, con al menos 52 obras públicas que le costaron más de $ 46.000 millones a las arcas públicas.

Así fue el juicio oral contra Cristina Kirchner 

Fuente: La Nación