Nancy Maurer relató en SOL 91.5 el momento crítico que le tocó vivir el martes en un sanatorio de la ciudad. Demoraron en atender su amiga y falleció en el auto tras sufrir un paro cardiaco. “Pidieron un camillero por WhatsApp”, contó.

 

Nancy denunció negligencia en un sanatorio local. Foto: Mauro Re.

(Para escuchar el audio desde el celular apretá en “listen in browser o escuchar en el navegador”)

Demora y muerte en un sanatorio local

Nancy Maurer es remisera y el 6 de agosto le tocó vivir un momento crítico. Como de costumbre, llevó a María a sus controles médicos, sin embargo, este martes la mujer comenzó a sentirse mal y decidió acercarse a un sanatorio de la ciudad para que la atiendan de urgencia.

Una vez que llegó al sanatorio, dejó a María con su hija Alejandra en el auto, para pedir ayuda. Exigió en recepción que enviaran un camillero para poder ingresar a la mujer que estaba con problemas respiratorios.

Regresó al auto esperando que arribaran los camilleros. Pasaron cinco minutos y la ayuda no llegó. Volvió a recepción, exigiendo respuestas y le contestaron que ya habían comunicado el pedido del camillero. Regresó al auto porque escuchó los gritos de su hija. El estado de María había empeorado.

Leer más: PAMI inició una investigación por presunta negligencia.

Ingresó corriendo al sanatorio y con gritos volvió a pedir ayuda. Una enfermera del sanatorio que escuchó sus suplicas se dirigió hasta el auto para intentar reanimar a María, pero era tarde, había fallecido.

“La enfermera la sacó del auto, fue la única persona humana, y entre las dos la llevamos al ingreso al sanatorio. Le aplicaron los protocolos de reanimación, pero no hubo éxito”, dijo Nancy en Malas Costumbres por SOL 91.5.

Nancy denunció la falta de atención y afirmó: “La impotencia de pedir ´por favor, se me muere en el auto´ y que no se muevan de sus sillas, fue horrible”.

Además, la remisera apuntó contra los camilleros: “Con esa actitud salió el camillero después de 15 minutos, preguntando ´dónde está´ y Mari ya estaba muerta”. “Todos miraban como espectadores y ninguno me ayudó”, lamentó.

“Pidieron un camillero por WhatsApp”

“Las recepcionistas nunca enviaron la información. Pidieron por WhatsApp un camillero. ¿De qué protocolo estamos hablando?”, cuestionó Nancy.

“En 15 minutos, ¿cuántas cosas hubieran podido hacer con Mari?”, lamentó. “El cuerpo médico nunca se enteró de la situación”, aseguró.