El ministro de Justicia habló este miércoles sobre la corrupción K y la situación judicial de Cristina Fernández.  Además, afirmó que no hay elementos para pensar que la actual senadora pueda fugarse o entorpecer la causa.

El Ministro de Justicia, Germán Garavano, advirtió este miércoles que “nunca es bueno que se pida la detención o se detenga preventivamente a un expresidente”, al referirse a la causa de los cuadernos de las coimas en la que Cristina Kirchner fue procesada por el juez Claudio Bonadio. En ese sentido, sostuvo que ​”no hay elementos para pensar que pueda fugarse o entorpecer la causa”. 

Garavano señaló que “hay un uso errático y excesivo de la prisión preventiva, nunca es una buena herramienta, lo ideal es que las causas lleguen a juicio oral rápidamente”.

“Los fueros sólo implican que una persona no pueda ser arrestada, y en este caso, si hay que elevar a juicio, no parece bueno el desafuero y la detención siendo que se pueden brindar explicaciones en el marco del juicio oral“, precisó.

El funcionario se refirió así al pedido de desafuero y detención contra la expresidenta que días atrás presentó Bonadio en la causa que investiga la corrupción kirchnerista a partir de los cuadernos de las coimas.

Garavano hizo referencia también a la denuncia del juez Sebastián Casanello “sobre el montaje de una red de espías”: “Es muy grave la denuncia, esperemos que la Justicia avance, pero descartó que el Gobierno tenga que ver con esto”.

Según se supo el lunes, Casanello pidió que se ordene la indagatoria de un exfuncionario de la actual Agencia Federal de Inteligencia (AFI) por “inventar testigos en su contra para forzar su apartamiento de la pesquisa sobre Lázaro Báez”.

Por otro lado, el ministro subrayó: “No puedo afirmar que no existan presiones sobre la Justicia, pero sí que el Ministerio no ejerce ningún tipo de apriete”. “Venimos de un modelo que se heredó del Gobierno anterior en la que se exacerbó una relación promiscua con la Justicia. Si hay una presión los jueces deben denunciar y ponerlo en conocimiento público: hay que ir dejando atrás este modelo que existió”, agregó.

“Cuentan que antes, para ser juez federal, había que pasar una serie de entrevistas, decisiones y actores ajenos a quien debe tomar la decisión, que es el Presidente de la Nación. Hoy, eso se cambió por una mesa de Justicia”, agregó.

También se expresó sobre la publicación del periodista Horacio Verbitsky en relación a la reunión de Martín Irurzun, integrante de la Cámara Federal, y Fabián Rodríguez Simón, supuesto operador judicial del Gobierno: “Vi la foto, pero no sé por qué se habrán juntado, habrá que preguntárselo a ellos. Simón no trabaja en el Gobierno y menos en relación a la competencia de Irurzun que es Comodoro Py”.

Sobre la relación con los jueces de la Corte Suprema, dijo que “no deberían existir reuniones sobre un expediente puntual”. “Debe haber relaciones institucionales sanas de cara a la sociedad”, cerró.

Fuente: Clarín