La publicación viralizada en redes sociales denunciaba que un mozo de un bar del sur de la ciudad habría arrojado agua caliente a un perro callejero. Mariano, encargado del comercio, desmintió lo sucedido y afirmó que están a disposición en caso de surgir pruebas contundentes. 

Falsa viralización de maltrato animal en un bar de la ciudad.

(Para escuchar el audio desde el celular apretá en “listen in browser o escuchar en el navegador”)

Presunto maltrato animal en un bar de la ciudad

Desde el domingo por la noche tomó fuerza una falsa publicación donde se denunciaba que un mozo de un bar del sur de la ciudad habría arrojado agua caliente a un perro callejero.

Este episodio habría sido visto por un comensal que estaba presente allí y publicó lo “sucedido” en sus redes sociales.

Dicha publicación fue compartida en Facebook por otro hombre que trabaja en la protección de los animales de Santa Fe y fue allí donde tomó trascendencia. Las denuncias y amenazas llegaron a los empleados del comercio. 

Mariano, encargado del bar ubicado en Avenida Freyre y Juan de Garay, dialogó en SOL 91.5 contando que la viralización es falsa y que “ningún mozo atentó contra un perro en la noche del domingo 1° de diciembre”. Además, aseguró que tomaron las medidas para dar con la persona denunciante pero que no ha contestado los mensajes.

Aseguraron que están a disposición de aquellas personas que hayan visto o presenciado el presunto hecho denunciado y que se realizarán las acciones pertinentes.

“A medida que fueron llegado los empleados y fuimos preguntando y nadie nos dijo de algún perrito quemado. Si algo hubiera pasado todavía tenés gente acá adentro. Llamamos al mismo policía que está de guardia y nos dijo que no había pasado nada”, contó el encargado del bar.

Mariano explicó que le envió un mensaje a la persona que realizó la publicación y que no contestó. Además, se comunicó con un hombre que compartió en su Facebook la denuncia y quien es miembro de una protectora de la ciudad. Esta persona le dijo que “solo había compartido la publicación y no había visto nada”.

Además, el proteccionista buscó al presunto denunciante en su lugar de trabajo: “No había ninguna persona con ese nombre”, contó Mariano.

“Yo le di mi palabra a esta persona que, si lo que sucedió era verdad, el mozo no iba a trabajar más”, concluyó.