Audios

Juan Diego (hincha de Colón que estuvo en Paraguay) – SOL 91.5

La gente de
Colón que viajó a Paraguay no la pasó para nada bien. Es el caso de Juan Diego,
un oyente de SOL 91.5 que se acercó a los estudios para comentar su caso
particular.

“Estábamos
en el entretiempo y empezaron a volar las piedras de todos lados y no sabíamos
cómo cubrirnos. Estaba por entrar Colón y me acuerdo estar cubriéndome por la
lluvia de piedras y levantar la vista muy cerca de nuestra ubicación y la
piedra iba a un chico que yo tenía adelante, por acto reflejo puse la mano y sentí un pinchazo. Cuando me vi
la mano era un corte profundo, era impresionante la sangre; este chico me hace
un torniquete. Salimos del estadio y empezamos a pedir ambulancias (no había
ambulancias en la cancha) y mis amigos consiguieron que un patrullero que nos
pueda llevar a un hospital”, contó el hincha sabalero.

“En la
guarda del hospital ya había hinchas de Cerro heridos y nos empezaron a
insultar, que nos vayamos de ahí. Veíamos que llegaba más gente de Cerro. Me
llevan en una silla de ruedas al patrullero para que me lleve a otro hospital y
me quisieron llevar a Clorinda, en Argentina. Llegamos a otro hospital que
quedaba muy lejos y me atienden primero hasta que llegan otros hinchas de Cerro
y me insultan. Les explico que soy un hincha común y se tranquilizaron. Afuera
del hospital estaba lleno de hinchas locales, nos insultaron; ‘váyanse de acá
argentinos’, nos decían. La
Directora del hospital nos pidió que nos vayamos. Pero se
apiadó y nos ayudó a salir por una puerta trasera”, continuó.

“Cuando
llegamos a nuestro hotel, el encargado de seguridad, nos dijo que había hinchas
de Cerro Porteño y ‘están con máquina’, están armados, buscando a la gente de
Colón que está en la calle. Nos metimos en la pieza y dormimos con un ojo
abierto y el otro cerrado. Era muy peligroso de noche, no había nadie en las
calles”, comentó Juan Diego.  

“En la Aduana te encontraban
cualquier problema para poder pasar. Nos pidieron coima y tuvimos que acceder. Se
veía que estaba armado, que era así. Con las ubicaciones que nos dieron, a
donde nos largaron; no había una separación entre  las hinchadas, eran 30 metros sin vayas, ni
cordón policial. Yo pienso que fue una entregada y al mismo tiempo hubo
inacción de la policía”, explicó el entrevistado.