15.8 C
Santa Fe

El testimonio de una de las madres que fue convocada para retirar el cuerpo de su hijo conservado en formol en Rafaela

Camila Barbero fue una de las mujeres convocadas por el hospital Jaime Ferré para retirar uno de los 257 cuerpos de bebés conservados en formol.

Cuerpos de bebés conservados en formol en Rafaela

Camila Barbero es una de las mujeres que fueron convocadas por el hospital Jaime Ferré de la ciudad de Rafaela para retirar y dar sepultura a uno de los 257 cuerpos de bebés que el doctor Jorge Pérez conservó en formol durante 15 años al negarse a descartarlo como residuos patológicos.

 

La mujer, oriunda de San Cristóbal, contó en Sol Play que sufrió un aborto espontáneo en enero del 2017 cuando cursaba la semana 20 de gestación consecuencia de una bacteria que ingresó a su organismo. Tras ser intervenida en su localidad, el cuerpo del bebé fue trasladado al hospital Jaime Ferré de Rafaela para realizarle la autopsia y nunca regresó.

Cinco años después, Camila recibió la notificación del efector público rafaelino para retirar el cuerpo de su bebé que el doctor Pérez había conservado en formol.

“A mi me llegó la carta el 15 de febrero del 2022. Yo nunca me imaginé ni se me cruzó por la cabeza que el cuerpo de mi hijo estaba ahí porque cuando pasó lo de mi bebé en enero del 2017 desde San Cristóbal lo llevaron al Jaime Ferré porque tenían que hacerle autopsia y después mandar los resultados. Los médicos de acá me dijeron que ese bebé no iba a volver”, dijo Barbero. “Pasaron cinco años que nunca me imaginé ni se me cruzó por la cabeza decir que un día lo iba a tener al cuerpo en mis manos y poder sepultarlo hasta el momento en que llegó la carta”, agregó.

Tras los trámites burocráticos correspondientes, la mujer recuperó el cuerpo de su bebé en octubre de ese mismo año.

Camila aseguró que recibir la carta de notificación “fue muy duro” y que inmediatamente se comunicó con el hospital, con el médico Jorge Pérez y con su abogado Pablo Possetto quiénes le explicaron el por qué de la conservación de los cuerpos de los bebés y los trámites que debía realizar para poder llevarlo hasta su localidad.

“Fuimos tres las mamás de San Cristóbal que pudimos traer a nuestros bebés”, dijo.

Camila reconoció que recuperar el cuerpo de su hijo permitió que pudiera dar cierre a la etapa del duelo. “Yo nunca había podido soltar ese dolor porque mi embarazo se terminó y nunca supe más nada de él más que decirme a mi misma `él partió y ya está`”, sostuvo y agregó: “Fueron muchos años de dolor y amargura y cuando pasó todo, a mi me ayudó mucho, a sanar, a soltar de que mi hijo ya no está”.

“Las mamás nunca desistimos, siempre nos mantuvimos firmes en poder traerlos”, cerró Camila Barbero.

spot_img
spot_img
Últimas noticias
Noticias relacionadas