“Es un día muy triste. Es la primera vez que paso el Día de la Madre sin mi hijo”, había dicho Graciela y se solidarizó con las madres del dolor que están pasando por lo mismo.

El recuerdo de la madre de Fernando Báez a nueve meses de su asesinato

Para Graciela Sosa el domingo del Día de la Madre no fue el más feliz, fue el más triste y dolorosa que una mamá puede tener. Hace nueve meses la vida de Fernando Báez Sosa se apagaba en las fueras de un boliche en Villa Gesell y en manos de una patota de rugbiers.

La madre de Fernando fue al cementerio de la Chacarita para dejar unas flores a su hijo y que le rezó para que le diera fuerzas para seguir adelante: “Es un día muy triste para nosotros. Es la primera vez que paso el Día de la Madre sin mi hijo y también se cumplen nueve meses de su brutal asesinato”.

Leer más: Silvino Baéz, papá de Fernando por SOL 91.5: “Son rugbiers pero disfrazados de asesinos”

Con mucha emoción y tristeza, recordó el último día de la Madre con Fernando: “El año pasado, cuando me levanté, estaban adornadas las paredes con fotos que mandó a imprimir y también me había preparado el desayuno con medialunas”, aseguró y agregó: “Hoy me siento destrozada, necesito el abrazo de Fer y que me diga ´mami, feliz día´”.

“Fernando me decía que el mejor regalo que me daba era su cariño y sus abrazos, no quiero olvidarlo. Yo no me considero una madre ejemplar, pero le di todo mi amor y cariño, que nunca le faltó”, dijo en su desgarrador comentario en diálogo con el sitio Télam

Fuente: Télam