Una de las dos improntas detectadas en el rostro del joven asesinado corresponde a una zapatilla “Cyclone”, que a su vez coincide con las huellas de pie tomadas a Thomsen. El joven fue asesinado por un grupo de rugbiers el pasado 18 de enero en un boliche de Villa Gesell.

Fernando Báez Sosa.

Crimen de Fernando Báez Sosa

Fernando Báez Sosa fue asesinado por un grupo de rugbiers el pasado 18 de enero a la salida de un boliche en Villa Gesell.

Este viernes se conoció que una de las huellas de zapatilla que tenía en el rostro la víctima corresponde a la del rugbier detenido Máximo Thomsen.

De acuerdo al resultado de las pericias scopométricas realizadas en el laboratorio de la Policía Federal Argentina de Mar del Plata, una de las dos improntas detectadas en el rostro del joven asesinado corresponde a una zapatilla “Cyclone”, que a su vez coincide con las huellas de pie tomadas al rugbier Thomsen.

 

Leer más: Encontraron material genético de uno de los rugbiers detenidos bajo las uñas de Fernando Báez Sosa.

 

La zapatilla de Thomsen no solo se distinguía en los videos del momento del crimen de Fernando Báez Sosa, sino también que fue encontrada en los allanamientos realizados al día siguiente por la DDI de Villa Gesell, aun con sangre en la punta.

Thomsen se encuentra detenido con prisión preventiva en la Alcaldía N°3 de La Plata junto a los otros ocho rugbiers. Todos están acusados de homicidio agravado por alevosía por el crimen de Fernando Báez Sosa.

Fuente: Minuto Uno.