Las víctimas son hijas de la mujer, a quien se le impuso la pena por la autoría de promoción de la prostitución. Por su parte, los hombres fueron condenados por ser autores de abuso sexual con acceso carnal de las dos niñas.

Imagen ilustrativa.

Condena por abuso sexual en Villa Ocampo

Un tribunal de segunda instancia confirmó las condenas a 10 años de prisión a una mujer y a cuatro hombres por la autoría de delitos contra la integridad sexual de dos menores de edad en la ciudad de Villa Ocampo.

La resolución fue dictada por los camaristas Carlos Renna, Eduardo Bernacchia y Fabio Mudry y confirma el fallo de primera instancia dictado el 25 de octubre de 2016, en el marco del anterior sistema procesal penal vigente en la provincia.

La mujer condenada es Isabel Acosta de 55 años, a quien se le impuso la pena por ser autora del delito de promoción de la prostitución de menores agravada por el vínculo, a raíz de que las víctimas eran sus hijas biológicas.

Por su parte, los hombres condenados son Ángel de la Cruz Caballero (55 años); Ismael Paniagua Bozze (77 años); Eduardo Clemente Horacio Sánchez (75 años) y Orlando José Wilhelem (71 años), a quienes se los condenó por la autoría del delito de abuso sexual con acceso carnal reiterados.

Los hechos

El fiscal que representó al MPA en el debate de segunda instancia fue Norberto Ríos. El funcionario del MPA sostuvo que los camaristas hicieron hincapié en que “si bien las defensas técnicas plantean la falta de pruebas en contra de sus representados, en el estudio del expediente puede observarse que ello no es así, y existen numerosos indicios, pruebas testimoniales, informes de profesionales, reconocimiento de cosas y lugares por parte de las víctimas que evidencian la responsabilidad penal de los encartados”.

“El accionar ilícito de Acosta consistía en mandar a sus propias hijas a la casa de hombres de avanzada edad, con el objetivo de que mantuvieran relaciones sexuales con esos hombres y que a cambio le llevaran dinero”, explicó Ríos.

Por otra parte, concluyó que “los cuatro hombres condenados accedieron a las menores aprovechándose que no podían consentir libremente su accionar debido a sus edades y a que eran coaccionadas por su propia madre”.

 

Fuente: MPA.