El uso de celulares en las cárceles está prohibido y su tenencia por parte de un recluso está sancionada. Sin embargo, hay casos en los que se descubre que estos aparatos se utilizan con fines delictivos desde dentro de los penales. 

Al respecto fue consultado por Más Vale Tarde Que Nunca (SOL 91.5) Pablo Cococcioni, secretario provincial de Servicios Penitenciarios de la provincia. El funcionario reconoció que hay celulares en las cárceles santafesinas y aseguró que quienes son descubiertos usando estos aparatos son sancionados. Además, dependiendo de la gravedad de la falta, ésta afecta la calificación de conducta y le obstruye determinados derechos al recluso implicado, como las salidas transitorias.

OPINIÓN DE JUAN CITRONI: “¿En qué marco se los deja salir?”