El Tatengue volvió a jugar mal y cayó por 2-0 ante San Martín en San Juan. Los de Madelón estiran su racha negativa sin sumar de a tres y en la última fecha del año reciben a Banfield sin Bottinelli que se fue expulsado.

(Para escuchar el audio desde el celular apretá en “listen in browser”)


Con dos goles de Palacios Alvarenga, San Martín de San Juan derrotó por 2-0 a Unión y lo hundió un poco más en su sequía futbolística. Los de Madelón no recobran la memoria y ya suman cuatro partidos sin ganar. Jonathan Bottinelli se fue expulsado a quince minutos del final.

La primera parte de Unión fue una prolongación de los últimos partidos del Tatengue. Un equipo inofensivo, sin ideas para atacar, con claras falencias para conectarse en todas las líneas. Encima, si se equivocan los que generalmente no lo hacen, los partidos son mucho más cuesta arriba todavía.

San Martín no dejaba salir de su campo a los dirigidos por Madelón. Pero no por mejor fútbol o por ser agresivo, sino por lograr conectarse entre compañeros. A pesar de esto el gol del Santo iba a llegar a través de un grosero error del fondo Tatengue. Un mal despeje de Martínez y un Yeimar Gómez que quiso salir jugando y pisarla en el área provocó que el delantero Palacios Alvarenga se la puntee y ponga en ventaja al local.

El gol descolocó aún más a Unión que nada hizo hasta el final de la primera parte para intentar empatar.

En el complemento, al menos desde lo actitudinal pero desordenado desde lo futbolístico, el Tate se mostró con más intensidad, con más intensión de lograr el gol que le diera la igualdad y poder pensar en la victoria. Pero así y todo, algo que ya se hizo costumbre en los últimos partidos, los encargados de crear peligro en ofensiva no estuvieron finos ni certeros. Tanto para generar peligro, como para definir las jugadas.

Para colmo, en el mejor momento de los de Madelón en el partido, una contra de San Martín desde la derecha terminó con un centro desde ese sector y con un cabezazo a pocos metros del arco de Nereo Fernández de Palacios Alvarenga para poner el 2-0 en el partido. Esto fue un mazazo para las aspiraciones de Unión que cayó nuevamente en lo anímico y, por lo tanto, lo futbolístico.

Jonathan Bottinelli se iba a ir expulsado como para cerrar de peor manera otra mala presentación de un Unión que no puede levantar cabeza y quiere que de una vez por todas finalice el año para poder barajar y dar de nuevo. Si bien Madelón no desconoce ni oculta el bajo nivel de su equipo, puede que esté necesitando el parate de fin de año para encontrar las soluciones a este equipo que ilusionó en un momento al hincha Tatengue, pero que de una fecha a otra bajó de manera considerable su rendimiento y no lo está pudiendo recuperar.

Ya son cuatro los partidos sin ganar los de Unión y se encuentra fuera de la zona de clasificación a las copas. En el último partido de este año, este sábado a las 17.10, recibirá a Banfield, otro equipo que vendrá a Santa Fe a tan solo un punto por debajo del Tatengue y que quiere recobrar la memoria de lo que alguna vez, por lo que no será un encuentro sencillo.