El Tatengue empezó ganando por un gol con la cara de Bruno Pittón, Yeimar Gómez (gol en contra) y Fernando Gaibor, de penal, le pusieron cifras definitivas al partido. Los de Madelón reciben a Atlético Tucumán la próxima fecha.

(Para reproducir el audio desde el celular apretá en “escuchar en el navegador”)


Unión se quedó e Independiente se lo dio vuelta

Unión empezó ganando gracias a un mal despeje de Bustos que dio en la cara de Bruno Pittón. Pero se mostró conforme con el resultado e Independiente, con poco, le terminó dando vuelta el resultado y profundizó el mal momento del Tatengue que no logra retornar a su mejor nivel.

Con una estrategia similar al partido con River, Madelón planteó un partido en campo propio para encontrar espacios a la hora de salir de contra. Como era de esperar, el protagonismo por su forma de jugar y por ser local, Independiente tomó la posta del juego y le puso las condiciones del partido a un Unión que supo defender cerca de su arco.

A pesar del mayor porcentaje de tenencia, el Rojo no lograba ocasionar riesgo al arco de Nereo Fernández. Únicamente su nuevo refuerzo, Cecilio Domínguez, fue el más punzante sobre la cancha y fue productivo en cada intervención. Las líneas muy juntas en mitad de cancha para atrás hacían que los ataques no tuvieran profundidad y le permitían al Tate salir de contra, aunque sin mucho peligro.

El primero en ponerse en ventaja iba a ser Unión a través de una jugada fortuita. Un despeje hacia el medio por parte de Fabricio Bustos dio en la cara de Bruno Pittón que se encontraba dentro del área y de esa forma logró vencer a Martín Campaña. Más allá de resignar a jugar con la pelota y de no proponer, los de Madelón estaban ganando de manera merecida el partido. Cada equipo y entrenador juega a lo que sus recursos y limitaciones le permiten.

Pero la alegría no fue mucha. Antes del final de la primer parte, un ataque desde la derecha por parte de Gonzalo Verón y Fabricio Bustos le permitió al lateral enviar un centro bajo al medio del área que terminó con Yeimar Gómez Andrade chocando la pelota y mandándola a la red. El empate, por lo que era el partido, era lo más justo también.

El complemento fue todo de Independiente. Sin mucho fútbol, el Rojo no resignó su filosofía de juego y Unión ya no tuvo el mismo aire para atacar como en los primeros 45 minutos. Algunas intervenciones de Nereo Fernández iban a ser claves para evitar otra caída de su arco. Primero, un tiro libre del uruguayo Gastón Silva cerca del área que hizo volar al experimentado arquero. La otra gran atajada fue a un remate directo desde el borde del área al mismo Silva. Pero Nereo no iba a poder cerrar una actuación sin errores.

Intentando evitar la definición mano a mano de Pablo Hernández, Nereo salió rápido a cortar y le cometió penal al tucumano dándole así la chance a Fernando Gaibor para poner en ventaja a Independiente. Con el 2-1 a favor del local, las aspiraciones del equipo de Madelón se esfumaron. Se terminó de desdibujar, perdió la brújula y nunca pudo reaccionar.

A diferencia de los últimos partidos, en el primer tiempo Unión, por el compromiso a la estrategia asumida para encarar el partido, se pareció un poco a lo que pretende Madelón. El segundo tiempo, a todo lo que quiere dejar atrás el entrenador.

En definitiva, mal partido y mal resultado para el Tatengue que ante Atlético Tucumán, en casa, deberá ganar para no empezar a quedar relegado en la pelea de los puestos de clasificación a copas internacionales. Al mal rendimiento, en este partido se le sumó un notorio bajón desde lo físico. El viernes, a las 19.20, Unión recibirá en el “15 de Abril” a Atlético Tucumán para intentar recuperarse ante su gente.