El tatengue retornó al triunfo para reafirmar la levantada en lo futbolístico que venía demostrando en los últimos encuentros. Franco Soldano en dos ocasiones y Lucas Gamba, de penal, anotaron los goles.




Unión goleó 3-0 a Temperley como local con dos goles de Franco Soldano y el restante de Lucas Gamba. Victoria para volver a sumar de a tres ante su gente y buen encuentro para los delanteros que volvieron gritar goles luego de varios encuentros. Tres puntos claves para afirmarse en la zona de clasificación a la Copa Sudamericana y cerca de la Libertadores.

En una primera parte en la que no brilló, no demostró un gran juego, Unión, con relajo y tranquilidad se puso rápidamente en ventaja con un cabezazo de Franco Soldano tras un centro de Bruno Pittón. El segundo fue producto de un anticipo en un córner, Soldano se desplazó varios metros en el área, mientras Scifo, de Temperley, siempre lo acompañó y observó cómo el delantero definió con la cara interna del pie derecho al palo más lejano del arquero Ayala. Con los dos goles de ventaja dio la impresión que Unión puso el “piloto automático” en el partido y dejó agotar los minutos. Pero cada vez que aceleró y buscó, generó peligro a un rival necesitado de engrosar el promedio y al cual el resultado le echó un poco más de tierra al sueño de quedarse en primera.

La segunda parte, con los dos goles de diferencia y jugando con la desesperación del rival, el juego no se modificó en nada con respecto a lo visto en los primeros 45. Unión relajado, Temperley con sus armas buscando de cualquier manera, aunque sea, aproximarse al arco defendido por Nereo, pero nunca lo lograron. Para cerrar el trámite, una mano de Arregui en el área le brindó la posibilidad a Lucas Gamba de volver a marcar un gol tras la vía del penal. Goleada sin exigirse más de la cuenta. Victoria para confirmar la levantada futbolística que había insinuado en los últimos encuentros.

Sin quererlo, tal vez sin buscarlo, el Unión de Madelón, con los recursos con los que cuenta y con objetivos muy claros planteados a principio de torneo está, por el momento, logrando clasificar a una copa internacional. Recién en el final de la Superliga y si todo se mantiene como hasta ahora, restará saber a qué copa clasifica, si a la Sudamericana o la Libertadores. Pero en cualquiera de los casos, será un premio para un equipo que fijó metas muy distintas a las que está consiguiendo. El tatengue llega a 31 puntos con los que se aleja de la zona peligrosa de los promedios y, además, lo están catapultando al plano internacional. La próxima fecha enfrentará a Banfield, el lunes a las 19.