Audios

Comentario final de Eduardo Rodríguez – SOL 91.5

En el arranque del primer tiempo, mejor Unión, presionando, con la pelota en campo rival. Tratando de hacerlo retroceder a San Martín, pero sin ocasionar situaciones claras de gol. Las que tuvo, nunca supo resolverlas.   

En los mejores momentos de Unión, durante los primeros 20 o 25 minutos, tuvo la posesión de la pelota pero poca contundencia. 

Después llego el momento de San Martín. A los 38’ vino el primero, de Bogado. Fue un tremendo remate desde más de 30 metros. Un disparo muy fuerte desde lejos, que le picó antes a Perafán, que no llegó a reaccionar rápidamente.

Como en todo el torneo, Unión no supo reaccionar ante la adversidad, hubo un claro bajón anímico y desconcentración de los jugadores, que esperando que se termine la primera mitad se durmieron y el que aprovechó fue Osorio, a los 47’ para el 2 a 0.

Ganaba con justicia San Martín. Lunati marcaba el final y empezarían los groseros altercados entre miembros del plantel rojiblanco. A la vista de todos, Núñez le recriminó a Perafán algo y el arquero le metió un manotazo en la cara. Así se iba Unión al descanso, dejando una imagen patética.

Pumpido decidió sacar a Montero y Aleman para la segunda parte, e ingresaron Galván y Jara. Este último estrelló un disparo en el palo, tras una buena jugada, a los pocos minutos.  

Sin ideas ni fútbol, el Tate insistió, pero no hay un solo jugador que demuestre poder hacer un gol. San Martín fue ordenado y paciente y cerró el partido a su favor. El encuentro debió ser interrumpido durante unos 10 minutos porque desde el alambrado los hinchas comenzaron a demostrar su descontento.

Se adicionaron 8 minutos y a los 46’, tras una jugada de pelota detenida, cabeceó Núñez y la terminó metiendo Landa en contra. Los jugadores de Unión volvieron a dejar una paupérrima imagen y a la falta de virtudes y temperamento, le sumaron la de profesionalismo.

Pumpido no le encuentra la vuelta, pero con lo poco que hay en el plantel, sin dudas no pasa por la capacidad de un técnico. Unión terminó de recibirse como el peor equipo del torneo.