17.5 C
Santa Fe

Triple crimen en Barracas: se pospuso la declaración de la única sobreviviente del ataque incendiario

El aberrante suceso ocurrió el pasado 5 de mayo en una pensión del barrio porteño. Justo Barrientos prendió fuego la habitación de las cuatro víctimas. Aunque la Justicia descartó la hipótesis de un lesbicidio, los testimonios y antecedentes del imputado dan cuenta del odio que el perpetrador sentía hacia sus vecinas.

Crimen de Barracas: Castro Riglos recibió el alta pero prestará declaración el próximo mes

Gabriela Conder, abogada de Sofía Castro Riglos, la única sobreviviente del aberrante crimen ocurrido en una pensión de Barracas el pasado mes de mayo, presentó un certificado médico para que dé testimonio dentro de un mes. “Me aconsejaron que no declare todavía y que lo haga dentro de un mes“, detalló la magistrada. En este contexto, la declaración prevista para este martes vía Zoom se postergará hasta que el equipo médico la autorice.

El hotel familiar donde ocurrió el aberrante crimen, en el barrio porteño de Barracas

Justo Barrientos, vecino de las cuatro víctimas, prendió fuego el 5 de mayo pasado la habitación donde se alojaban en el hotel familiar. A raíz del incendio murieron Pamela Cobbas, Roxana Figueroa y Andrea Amarante. El crimen desencadenó una serie de acciones colectivas llevadas a cabo por el colectivo LGBTQ+, señalando que el accionar de Barrientos califica como un lesbicidio motivado por el odio hacia la orientación sexual de las víctimas.

Leer más: Mes del Orgullo: ciclo de cine & debate con foco en las existencias LGBTQ+ y el archivo histórico

Castro Riglos, de 49 años y pareja de Amarante, sufrió graves quemaduras, pero fue dada de alta del Instituto del Quemado hace pocos días, y actualmente ahora se encuentra medicada y está recibiendo contención psicológica.

Así quedó el interior de la habitación de las víctimas

Por su parte, Barrientos se encuentra detenido y acusado por el asesinato de las tres víctimas fatales. Sin embargo, fuentes judiciales señalaron que se negó a declarar y en audiencia se supo que el juez Edmundo Rabbione, a cargo del Juzgado N°14, procesó a Barrientos por los delitos de “homicidio agravado por alevosía y peligro común” y “lesiones graves“. De esta forma, la Justicia dictaminó que no se trató de un “crimen por odio” y ahora buscan revertir dicha imputación.

spot_img
spot_img
Últimas noticias
Noticias relacionadas