Audios

Entrevista a Carlos Ecker – SOL 91.5

Seis años pasaron ya de la tragedia en la que murieron nueve estudiantes y una docente del Colegio Ecos que volvían de un viaje solidario al Chaco. La causa, denuncian familiares de las víctimas, volvió a foja cero.

El año pasado y tras cinco años reclamando justicia, el juez Virgilio Palud condenó a Oscar Atamañuk, el chofer de la tragedia, a tres años de prisión en suspenso e inhabilitación para conducir por siete años. Sin embargo, un juzgado de segunda instancia de la ciudad de Rafaela decidió enviar la causa a foja cero, ya que, según se conoció, Palud “se olvidó de tomarle declaración” al condenado, luego de emitir la sentencia.

Más Vale Tarde Que Nunca entrevistó a Carlos Ecker, padre de una de las víctimas de la tragedia. 

“Estamos acostumbrados a estos fallos polémicos pero nunca tan burdos, tan fuera de cualquier explicación. Es una omisión del juez Virgilio Palud que no tiene explicación”.

Ante esta situación, familiares y allegados no bajan los brazos e insistirán para que el tiempo no se robe la justicia.“Queremos que no prescriba nuestra causa, que la justicia repare este daño que es inentendible”.

“El ministro de Justicia de la provincia (Juan Lewis) nos pidió que nos pongamos en contacto con el Procurador General de Santa Fe, que sigamos adelante con esta causa, que él va a hacer todo el esfuerzo para que esto salga adelante”, comentó Ecker. “No pierdo esperanza de que nuestra justicia cambie. Que los chicos estén presentes y que nos den fuerzas para enfrentar la justicia que tenemos”.

Oscar Atamañuk, el chofer y único imputado en la causa, no es el único responsable para los familiares de las víctimas. “Queremos seguir contra el único imputado pero después vamos a ir contra la autopista y contra las secretarías de Transporte de Santa Fe y de la Nación, donde estaba el señor Jaime en su momento”.

Cabe recordar que el fatal accidente ocurrió el 9 de octubre de 2006 cuando el micro en el que viajaban los alumnos de Villa Crespo chocó contra un camión fuera de control en la ruta nacional 11, cerca de Margaritas, a 200 kilómetros de Santa Fe. Regresaban de Chaco, adonde había concurrido para realizar tareas solidarias en una escuela rural.

GRAVE DENUNCIA
Carlos Ecker denunció lo que presuntamente sería otro caso de irregularidad en la esfera judicial.
“Otro caso emblemático es en la ciudad de Vera, donde hay un cabaret que está regenteado por la secretaria del juzgado donde se traficaban influencias. Los jueces, los fiscales, concurrían a ese cabaret. Qué podes esperar de estos jueces del norte que se reúnen en un burdel para cerrar algún fallo”.