Luego de la reunión en la Sociedad Rural de Rafaela, de la semana anterior, con el gobierno, en la que, por decisión del Ministro de Agricultura no participaron las industrias, y no se obtuvieron respuestas a sus reclamos de mejoras en el valor de la leche fluida que entregan a las plantas elaboradoras, los tamberos de la región decidieron, anoche, en la sede de la gremial ruralista rafaelina que desde la mañana del lunes no permitirán el movimiento de vehículos de carga desde y hacia las usinas de la zona.
La medida obligará a que desde el martes los tamberos de todas las cuencas lecheras que se sumen a la protesta deban tirar la leche como consecuencia de que en los tambos no hay capacidad de almacenamiento para más de dos días, en el mejor de los casos, y al estar bloqueados los accesos a las industrias, éstas no enviarán a los camiones a recoger la materia prima.
Con la medida se pretende que se comiencen a dar señales claras de una revisión de la situación en la que se encuentran los tamberos, sometidos a un creciente aumento de costos y con sus precios congelados desde el año pasado, o en baja, como sucedió durante algunos meses de este año, pero también llegar a la reunión prevista para el próximo martes, con funcionarios de los ministerios de Agricultura y de Economía de la Nación, con la presión de un fuerte conflicto instalado y en crecimiento y con la amenaza del desabastecimiento de productos lácteos, para conseguir una rápida respuesta a la demanda de rentabilidad para el sector.

Cabe recordar que en la reunión con el ministro Norberto Yauhar, el secretario de Relaciones Institucionales ministeriales, Haroldo Lebed; y el subsecretario de Lechería, Jorge Videla, los representantes tamberos de las distintas Mesas y organizaciones que los nuclean plantearon la urgencia por conseguir un mínimo de 1,71 pesos por litro, pero van por los 2 pesos que, consideran, deben cobrar para salvar los costos y tener un mínimo de rentabilidad.

Por su parte, la industria, que en promedio paga 1,50 pesos por litro, sostiene que no está dispuesta a un aumento en el valor de la materia prima, debido al incremento de sus propios costos y a la caída del precio internacional de la leche. De hecho, los industriales pymes no acataron la decisión de las principales industrias del sector -nucleadas en el Centro de la Industria Láctea- de retrotraer los precios a mayo y evitar nuevas bajas.

Así las cosas, desde la cartera de Agricultura se propone a los tamberos, por un lado, la necesidad de más leche porque se están abriendo mercados, aunque actualmente los precios limiten las condiciones de producción y, por otro, llevar a cabo un análisis de la rentabilidad de todos los eslabones de la cadena láctea (en particular la de la comercialización) para determinar en qué lugar está el exceso de renta y destinarlo, a través de compensaciones a la recomposición del precio de la leche que reciben los tamberos. Otro mecanismo de compensación podría ser una disminución en el IVA de las exportaciones.

FUENTE: El Litoral