El especialista recomendó a los pescadores que capturen esta especia no devolverlas al agua y dar aviso a las autoridades pertinentes para que se envíe el ejemplar para su análisis. Ya que se trata de una especie exótica invasora, de todas formas llevó calma a la población.

Leer más: Estudian la incidencia del fuego en los humedales del río Paraná

No son tampoco muchos los casos y posiblemente sean animales que han escapado de piscicultura o por haber sido transferidos a una zona que no es la zona original, digamos, donde nacieron y crecieron buscando encontrar algún lugar para reproducirse“, indicó.

Un poco perdidos, llevados de manera por arrastre por alguna de las corrientes frías que tenemos en el sur de nuestro país, encontraron de casualidad la desembocadura del Paraná en el río de La Plata. Así como algunos se pegan la vuelta y vuelven al mar, otros se meten aguas arriba en el Paraná y en ese afán de buscar algún río donde reproducirse, arriban hasta la zona del Paraná Medio“, detalló.

Según mencionó el científico, “difícilmente puedan progresar mucho más allá de lo que es el sur de la cuenca del río de La Plata, porque el agua caliente es un problema ambiental importante para ese tipo de especies y a medida que nos vamos viniendo cada vez más al norte del país, la temperatura del Paraná, del Uruguay y de todos los ríos se va haciendo cada vez más alta y es imposible para ellos sobrevivir en esas condiciones“.