Fueron 80 las personas que concluyeron la capacitación de cuatro encuentros virtuales que realizó el municipio para abordar la problemática de la violencia de género.

Foto: Municipalidad.

 

Masculinidades en Santa Fe 

La Municipalidad de Santa Fe continúa con distintas acciones para reflexionar sobre géneros y feminismos a fin de prevenir y abordar la violencia machista. En esta oportunidad, las acciones se enfocaron hacia el rol de los varones. En ese marco, este miércoles, con la entrega de certificados a 80 participantes en la Estación Belgrano, concluyó el curso “Masculinidades para el trabajo con jóvenes y adolescentes”.

 

La iniciativa estuvo destinada a instituciones educativas, deportivas y organismos estatales que trabajan con varones en la ciudad. La misma surgió a partir de un convenio firmado entre el municipio y el Instituto de Masculinidades y Cambio Social, en el marco de un trabajo de intercambio y replanteo de la política pública con perspectiva de género.

 

La propuesta tuvo entre sus objetivos, sensibilizar y promocionar sobre masculinidades más libres, brindando herramientas teóricas y metodológicas para trabajar con grupos de varones. Con esa idea, los contenidos abordados fueron: género y masculinidades; mandatos tradicionales de la masculinidad, sus privilegios y costos; violencia y complicidad; y masculinidades no sexistas, libres y diversas.

 

Sociedad igualitaria

El secretario General del municipio, Mariano Granato, que encabezó -junto a la secretaría de Integración y Economía Social del municipio, Ayelen Dutruel- la entrega de certificados, detalló que este curso formó parte de “un ciclo de discusión y de interpelación sobre las masculinidades, que nos pone a los varones a repensarnos un poco, a repensar nuestra cultura, nuestras formas, nuestros privilegios, y a generar las incomodidades suficientes como para rediscutir una sociedad que tiene que replantearse muchísimas cosas”.

En ese contexto, Granato aseguró que “los feminismos nos han brindado una serie de aprendizajes que son un avance importante y desde la gestión municipal contribuimos a ampliar esa discusión. Ahora es el turno de pensarnos como varones para poner en cuestionamiento todos los privilegios de los que somos parte y, a partir de eso, construir una sociedad más igualitaria y justa, que es el sentido de los que hacemos política y de la gestión del intendente Emilio Jatón”.

El funcionario concluyó que “poner estas discusiones en la agenda pública, es parte de la transformación que todos soñamos”.

 

Romper estructuras

Gonzalo Montenegro es docente de educación física y trabaja en un instituto superior de la ciudad de Santa Fe. Sobre el curso, valoró que le permitió “derribar algunas estructuras, que nos hacían sentir un poco más seguros”, como así también “ampliar el espectro sobre las masculinidades”. Además, consideró valiosas las herramientas brindadas para implementar “dinámicas para poder trabajar con grupos de niños, jóvenes y adolescentes sobre esta temática y revertir la vieja mirada sobre el concepto de masculinidad”.

 

Gonzalo destacó también la importancia de “poder dar la palabra a los chicos para entender cuáles son los conceptos que tienen y poder darles la posibilidad de que sean críticos sobre esos mismos conceptos para que los puedan ver desde otro lado y poder ampliar las miradas”.

 

Dante Baratta Loss es de Paraná y su militancia lo llevó a reflexionar sobre los géneros y feminismos, y es por eso que se sumó a participar del curso. “Hoy hay estructuras que ya no se pueden mantener, como el machismo y el patriarcado”, define y resalta que en la actualidad hay “informaciones nuevas para poder generar nuevos conocimientos, nuevos movimientos sociales y políticos. Más que nada para la juventud, que es el futuro que tenemos”.

 

Haber participado de los encuentros que impulsó el municipio lo interpeló para repensar su hogar y su núcleo familiar: “Poder ver la violencia de mi padre hacia mi madre, cosas sutiles que se han podido modificar y no participar en eso. Que uno como hijo o hija pueda ver el maltrato en la familia. Si uno no lo dice, es cómplice de ese maltrato. Eso es lo que más me llevo, el poder hablar con mi padre y poder comunicarlo con mi entorno”, compartió.

Fuente: Municipalidad.