El equipo de Boedo picó en punta y casi todo su plantel de Primera es profesional.

La santafesina Macarena Sánchez fue quien luchó para que el fútbol femenino se profesionalice.

San Lorenzo y el fútbol femenino vivieron un día histórico en el Pedro Bidegain. Es que por primera vez en la historia del fútbol argentino mujeres futbolistas firmaron un contrato profesional con un club afiliado a la AFA, que en marzo había anunciado la profesionalización de la liga.

Fueron 15 jugadoras del plantel de Primera que disputa el torneo de Primera División A, entre ellas Macarena Sánchez, quien en enero había sido desafectada de la UAI Urquiza y se convirtió en el emblema de la lucha de las mujeres que juegan a la pelota por ser remuneradas por su trabajo.

La presentación de la santafesina Macarena Sánchez

Fuente: Clarín