El gobernador Miguel Lifschitz volvió a dejar en claro su intención de reformar la Carta Magna provincial y aseguró que no persigue la reelección: “No tengo vocación de perpetuarme en el poder”, sostuvo.

El gobernador volvió a insistir con la reforma de la Constitución provincial y aseguró que su intención no se centra en la reelección sino en la necesidad de otorgar más derechos a los santafesinos.

En contacto con un medio rosarino Lifschitz insistió con la reforma constitucional. “Éste es el año” para encarar la modificación de la Carta Magna, señaló y explicó la razón de su intención: “Hay una gran cantidad de temas que hoy, a lo mejor, están garantizados pero por voluntad. Por ejemplo, desde el gobierno de Hermes Binner en adelante los jueces y fiscales se eligen por concurso, yo como gobernador propongo nombres pero si mañana volvemos a como era antes, el gobernador propondrá parientes y la legislatura afín los aprobará”, manifestó.

 “No tengo vocación de perpetuarme en el poder”, advirtió cuando se lo consultó sobre lo que muchos piensan, tanto en el universo político como en el electorado, sobre sus verdaderas intenciones detrás de la iniciativa. “Yo podría haber sido intendente por tercera vez y no lo hice”, observó y apuntó: “Me interesa modificar la Constitución, contar con una moderna, con más derechos y avances, algunos logrados y otros que tenemos que lograr y que deben ser plasmados en la Constitución para siempre, para que no venga otro y vuelva todo para atrás”.

Luego, negó percibir en sus compañeros de partido una sospecha de ese tipo. “Soy una persona que voy para adelante, trato de pensar en el futuro, no me detengo en la especulaciones políticas si no, me quedo enredado en politiquería”, se defendió. “Trato de dejar una huella en mi gestión y a eso le dedico los 7 días de la semana. Sé que tengo que dejar una gestión cerrada y cumplir con todos los compromisos que asumí y por eso estoy empeñado en que avancemos en este proceso”, subrayó.

Fuente: Rosario 3/Sol 91.5