16.9 C
Santa Fe

Recomendaciones y beneficios de la meditación en el día mundial que celebra esta práctica saludable

En el marco del día mundial de la meditación, que se celebra cada 21 de mayo, el Subprograma UNL Saludable compartió una serie de consejos para quienes deseen realizar un breve momento de relajación e introspección personal.

Día Mundial de la Meditación: en busca de una vida saludable

Cada 21 de mayo se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Meditación. En ese marco, el Subprograma UNL Saludable compartió una agenda dedicada a difundir la práctica y todos sus beneficios.

Alcira Costanzo, licenciada en psicología e integrante del equipo del Subprograma, explicó que la meditación es una práctica milenaria que “orienta a alcanzar un estado pleno de relajación, calma mental, profunda concentración y bienestar emocional. Está demostrado que ejercitarla regularmente ayuda a disminuir los niveles de ansiedad y estrés, reduce el insomnio, beneficia la reflexión consciente, genera una sensación de calma, paz y equilibrio“.

La profesional apuntó que existen distintos tipos de meditación: guiada, atención plena, enfoque en un punto, trascendental, con mantras; entre otros. “Lo importante es tomarse un tiempo para despejar, eliminar la sobrecarga de información, incrementar el bienestar físico, mental, emocional“.

Desde UNL Saludable se ponen a disposición de la comunidad universitaria algunas sugerencias para disfrutar de unos minutos de relajación y preparación para la práctica de meditación que luego elijan.

Leer más: Pulgar para abajo de los ediles al proyecto de meditación en el Concejo Municipal

Preparación para meditar

Busca un lugar tranquilo, con luz tenue y agradable temperatura. Es importante que uses ropa cómoda y, si podés, te quites el calzado y tengas una manta cerca para taparte, si así lo necesitás. Es conveniente que te acuestes sobre alguna colchoneta, la espalda contra el piso, las piernas extendidas, descruzadas, los brazos al costado del cuerpo, las palmas de las manos hacia arriba.

  • Cierro los ojos. Aflojo mi cuerpo. Respiro lentamente. Concentrado en el aire puro y limpio que inunda todo mi cuerpo.
  • Inhalo, me concentro en el aire puro y brillante que ingresa por mi nariz… brillante , recorre todo mi cuerpo llenándolo de luz.
  • Exhalo. El aire pesado y gris sale de mi cuerpo. llevándose todas las preocupaciones lejos de mi mente.
  • Mi respiración es cada vez más profunda.
  • Mi mente está relajada. Mi cuerpo está relajado. Disfruto de este momento de inmensa armonía.
  • Lentamente abro mis ojos. Me estiro. Me desperezo.
  • No hay apuro. Me tomo mi tiempo. Me siento con cuidado, poniéndome de costado, para no marearme.
  • Cuando estoy listo, me incorporo para continuar con mis actividades, disfrutando de la paz lograda.
Fuente: Subprograma UNL Saludable – Universidad Nacional del Litoral

 

spot_img
spot_img
Últimas noticias
Noticias relacionadas