30.5 C
Santa Fe
Acceso a Radio en vivo FM SOL 915

Recomendaciones para prevenir secuestros virtuales

En el caso de
recibir ese tipo de llamadas telefónicas, la cartera de Seguridad de la
provincia recomienda:

 

-No
brindar ninguna información personal, de un familiar, de actividades que se
realicen o de los bienes que se posean.

 

– Advertir
a los niños en el caso de que éstos acostumbren a atender el teléfono, para que
no den esa información a desconocidos.

 

– Más allá
de cualquier amenaza que se pueda recibir por teléfono, cortar inmediatamente
la comunicación, tratando en lo posible, de anotar el número de teléfono desde
el cual lo han llamado.

 

– En caso
de no poder anotar el número, o si llaman desde un número desconocido, cortar
de todos modos la comunicación telefónica.

 

-Tratar
de ubicar a sus familiares  Si no puede hacerlo comuníquese con otras personas
que puedan a su vez ayudarlo a contactarse.

 

 

 

– Contactar
inmediatamente a la policía a través del 911 o los números de la comisaría
local.

 


SECUESTRO
VIRTUAL

 

Se llama
secuestro virtual al accionar delictivo por medio del cual un delincuente, a
través de un llamado telefónico en el que dice tener secuestrada a una persona,
trata de obtener dinero o cosas de valor (códigos de tarjetas telefónicas, por
ejemplo) por parte de un familiar y/o conocido de la persona presuntamente
secuestrada.

 

En general, esta
práctica se inicia con una llamada telefónica -puede ser a un celular o a un
teléfono fijo- y comunican que “ha ocurrido un accidente de tránsito y que una
de las víctimas tenía entre sus pertenencias el número al que está llamando”;
que “lo deben llevar al hospital y necesitan sus datos” o que “ha ingresado de
urgencia a un hospital y necesitan corroborar sus datos”. Quienes llaman pueden
identificarse como personal policial o del hospital.

 

Aprovechando la
preocupación y la desesperación que generan este tipo de llamadas, intentan
obtener más datos sobre la familia o los bienes personales de quien ha atendido
el teléfono. En otros casos, quien llama puede poseer ya esa información y la
utiliza para hacer más creíble su relato.

 

Luego, quien
llama suele decir directamente que se trata de un secuestro y solicita un
rescate. En ocasiones es posible que corten y vuelvan a llamar; sobre todo
cuando llamaron en primer lugar a un teléfono fijo. Asimismo, algunas veces
suelen hacer hablar a una persona que se hace pasar por el familiar o conocido
presuntamente secuestrado y que solicita ayuda llorando.

 

En algunos casos,
a quienes reciben esas llamadas telefónicas se les pide que compren una cierta
cantidad de tarjetas telefónicas para celulares y que les pasen por teléfono
las claves de las mismas.

 

 

Fuente: Prensa GSF

spot_img
spot_img
Últimas noticias
spot_img
Noticias relacionadas