El concejal Lucas Maguid (Santa Fe es una Sola) presentó un proyecto en el cual solicita que el Departamento Ejecutivo Municipal proceda, a través del Departamento del Menor y el Discapacitado dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social, a constituir un equipo interdisciplinario para realizar terapias y actividades asistidas con animales (TAACA) para personas discapacitadas.

perro terapias

La terapia asistida con animales es un modo de tratamiento terapéutico en que un animal que posee determinadas características y cumple con ciertos requisitos forma parte integral del proceso. Esta forma de tratar a personas con diversas discapacidades está dirigida por un profesional de la salud quien marca los objetivos específicos del tratamiento. Su propósito es el de fomentar la mejoría en el funcionamiento físico, social, emocional y/o cognitivo de los seres humanos.

“Hoy en día, los Estados se encuentran trabajando para mejorar la situación de los discapacitados a través de políticas inclusivas que buscan fomentar su inserción en la sociedad, mejorando su calidad de vida. Asegurar que se cumplan sus derechos es lo que debemos hacer como representantes de nuestros vecinos. Estos derechos deben ser garantizados comenzando por la comprensión de que cada persona posee distintas características sociales, físicas, económicas y culturales que le son propias y que configuran su particularidad, por lo que las decisiones de política pública deben adaptarse a las mismas”, aseguró el edil.

El Equipo de Terapias Asistidas con Perros en Pediatría (E.T.A.P) es un conjunto interdisciplinario de profesionales de la salud que trabaja a través de las Intervenciones Asistidas con Perros. Según el E.T.A.P los beneficios de este tipo de terapia se materializan en las siguientes esferas:

Área Cognitiva y Psíquica: Disminuye la ansiedad y el estrés, mejora el estado anímico, mejora la atención, desarrolla las habilidades de ocio, ayuda al reconocimiento del esquema corporal, ayuda a la memoria, favorece en el reconocimiento de colores y números.

Área Motora: Fortalecimiento de músculos, mejora las destrezas motrices. Mejora la coordinación motriz. Aumenta la fuerza muscular. Relaja el tono muscular y, a su vez, ayuda a adquirir las pautas madurativas. La realización de movimientos físicos como acariciar, arreglar, darle de comer y jugar con un perro, proporcionan la oportunidad para el ejercicio de motricidad fina y general y brindan estímulo a aquellas personas que tienen afectadas las habilidades motoras.

Área Sensorial: Ayuda a aumentar la percepción, trabaja el sistema vestibular y favorece el desarrollo de los sentidos. Los animales como seres vivos que son, se convierten en un estímulo multisensorial muy fuerte ya que son capaces de captar la atención y motivación del paciente, mejorando su cooperación e implicación en la Terapia. Brindan estímulos Auditivos, Visuales y Táctiles.

Juego y Educación: Estimula el desarrollo de las habilidades. Introduce al conocimiento general. Reduce las conductas no deseadas. Estimula el desarrollo de las habilidades. El simple hecho de jugar con un animal proporciona entretenimiento y diversión. Esta terapia también cumple un papel educativo en nuestros niños.

Área de la comunicación: En muchas ocasiones es inexplicable la comunicación que se da entre los niños y los animales. Los mismos, motivan a los niños a expresarse, fomentando el lenguaje verbal y no verbal. Los anima a expresarse tal cual son.

“Nos hemos encontrado con multiplicidad de factores que nos alientan a seguir trabajando en este objetivo, que nos ayudará a brindarles a estos ciudadanos la posibilidad de asegurarles los derechos que les corresponden”, finalizó Maguid.