Por tentativa de robo y la tentativa de homicidio cometidas el martes 26 de noviembre en el local de Obispo Gelabert y San Martín.

El comerciante fue apuñalado el martes 26 de noviembre en su local de Obispo Gelabert y San Martín.

Caso del comerciante apuñalado

Un joven de 18 años cuyas iniciales son KAPE quedó en prisión preventiva en el marco de la investigación que dirige la fiscal Cristina Ferraro por la tentativa de robo y la tentativa de homicidio cometidas el pasado martes en perjuicio de un comerciante en su local de Obispo Gelabert y San Martín.

 

Leer más: El comerciante apuñalado en la Recoleta salió de terapia intensiva.

 

Al joven imputado –quien tiene antecedentes penales condenatorios– la fiscal Cristina Ferraro lo investiga como autor del delito de tentativa de robo calificado (por ser cometido con arma) en concurso real con la autoría del delito de tentativa de homicidio calificado criminis causae (por ser cometido para consumar otro delito).

Arma blanca

“Los delitos que investigamos fueron cometidos minutos después del mediodía del pasado martes en un local comercial de ropa deportiva ubicado en calle Obispo Gelabert al 2.500 de la ciudad de Santa Fe”, recordó Ferraro. “El imputado intentó dar muerte intencionalmente al propietario del negocio. Lo hizo para consumar el apoderamiento ilegítimo de mercadería y del teléfono celular de la víctima”, agregó.

La fiscal del MPA sostuvo que el joven investigado utilizó un cuchillo tipo faca cuya hoja tiene 16 centímetros de largo y 3 centímetros de ancho para lograr sus objetivos, los que finalmente no consiguió por circunstancias ajenas a su voluntad”.

Ferraro relató que “el imputado ingresó al local, fue atendido por las personas que estaban en el comercio –entre ellas el hombre que sufrió las heridas– y se probó varias prendas”. En tal sentido, añadió que “simuló tener intención de adquirirlas y mientras le estaban preparando la mercadería, extrajo el cuchillo, lo exhibió y bajo amenazas de usarlo le exigió a los comerciantes que ingresaran al probador”.

“También le pidió a la víctima que le entregara su teléfono celular. Como se resistió, el imputado lo hirió en forma múltiple con el arma blanca”, precisó Ferraro. “Previamente, la otra persona que estaba atendiendo en el negocio, salió corriendo para pedir ayuda. Por su parte, el herido también pudo irse del local y se dirigió a la sede de la Policía Federal que está a unos metros del lugar”, indicó.

Fuente: MPA.