Un estudio de la Universidad de Coimbra reveló la preocupante contaminación.

Imagen ilustrativa.

Contaminación

Por primera vez un estudio detectó restos de microplástico en las heces de pingüinos de la Antártida. La investigación fue realizada por investigadores de la universidad lusa de Coimbra (UC).

Las partículas eran de menos de 5 milímetros de volumen, y de diferentes tipologías y colores. Esto indica que hay “una gran variedad de posibles fuentes de estos microplásticos, lo que indica diferentes fuentes de contaminación”, según el comunicado que firmaron.

José Xavier, especialista de la investigación, advirtió de la importancia de este trabajo, ya que “los microplásticos pueden causar efectos tóxicos en los animales marinos y no se sabe aún lo que podrán provocar en los animales de toda la región de la Antártida”.

Fuente: Minuto Uno.