El personal policial ordenó una requisa que derivó en el secuestro de 17 celulares y elementos punzantes.

Un preso se tragó una bala en modo de protesta en la cárcel de Piñero. El recluso se oponía a ser cambiado de lugar de alojamiento y mostró un cartucho calibre 9 milímetros que dijo que se lo iba a tragar si no hacían lugar a su petición.

El preso fue trasladado al Hospital Provincial, donde se le hizo una placa radiográfica que confirmó el hecho.

Sucedió en el módulo C del pabellón 5 de la unidad penitenciaria Nº 11 de Piñero. El personal policial ordenó una requisa que derivó en el secuestro de 17 celulares y elementos punzantes.

Fuente: La Capital