26.7 C
Santa Fe

Por la suba de la nafta, los santafesinos eligen combustibles más baratos, comparten auto y cargan menos litros

Así lo dio a conocer el referente de la Cámara de Expendedores de Combustibles, Mariano Boz. A pesar de tratarse de un producto de demanda inelástica, la gente “se adapta” para reducir el consumo.

Por la suba del combustible, los santafesinos cambian sus hábitos de consumo

A partir de este lunes, la nafta aumentó 4,3% en la estaciones de servicio de la ciudad de Santa Fe. En ese contexto, el referente de la Cámara de Expendedores de Combustibles, Mariano Boz, dio a conocer en Sol Play que el rubro ya sufre una disminución de las ventas, con cambios en los hábitos de los clientes.

Leer más: Este lunes aumentan los combustibles en Santa Fe: ¿Cuánto pasará a costar la nafta?

Según indicó el empresario, enero de 2024 fue el peor mes de ventas de los últimos 10 años en su estación, sin tener en cuenta los primeros siete meses de mayor restricción de la cuarentena. “Y febrero, el segundo peor mes”, explicó.

Respecto al precio del combustible, anticipó que, como estaba previsto, volverá a subir en mayo por la actualización de los impuestos al combustible. Si bien destacó que la decisión final es de las petroleras, el referente teorizó que las naftas podrían dejar de subir en el mediano plazo: “Todo indicaría que llegamos a un sendero de no más suba de precio o por lo menos de cómo estábamos acostumbrados”. 

Cambio de hábitos de consumo

A pesar de que la nafta es un producto de demanda inelástica -es un bien de primera necesidad que hasta cierto punto la gente consume de forma obligada-, en los últimos cuatro o cinco años se detectaron cambios en el consumo de los clientes para gastar menos, indicó Boz.

El primero de esos cambios, señaló el referente, fue el paso de combustibles Premium a otros de menor calidad: “Muchos clientes que nosotros teníamos del combustible premium, ya sea el Nafta Premium o gasoil Premium, se pasaron al combustible de menor calidad, nafta Super o gasoil común. Eso fue un cambio que hubo”. 

El otro cambio, indicó, fue la organización minuciosa de los viajes, para evitar consumos innecesarios. Por ejemplo, el caso de quienes deciden viajar con un compañero al lugar de trabajo, modificando la rutina para tratar de gastar lo menos posible.

En el ámbito del fútbol, el empresario puso como ejemplo: “Lo veo en las prácticas del club. Nosotros íbamos a entrenar al club, y si éramos 40 chicos, había en el estacionamiento 30 autos. Hoy son 40 chicos entrenando y si hay 8 autos es mucho porque aparecen los ‘pasame a buscar’ o ‘te espero en la esquina’. Son todas modificaciones que las personas van haciendo para tratar de utilizar el auto lo menos posible”.

Crisis económica y la caída del ticket promedio

Además de la suba de precios del combustible, la crisis económica suma complicaciones a la hora de tratar de sostener el nivel de ventas. En ese sentido, Boz explicó: “Uno sale menos a comer afuera, utiliza menos el auto, el camión sale menos a repartirle al bar, el del bar no se va de vacaciones; es una rueda que lamentablemente se va frenando y en esa frenada sufrimos todos los rubros”.

Por otra parte, el referente indicó que el ticket promedio, si bien subió en pesos producto del “gran aumento que sufrió el combustible”, bajó en cantidad de litros vendidos: Teníamos un ticket promedio de aproximadamente 20 litros. Hoy ese ticket promedio no llega a los 10, estamos hablando de 8 litros, 9 litros, imagínense que es la reserva de un tanque de combustible”. 

Últimas noticias
spot_img
spot_img
Noticias relacionadas