Muchos artistas están en contra de la utilización de sus canciones en eventos políticos, más si no son simpatizantes del partido que las reproduce.

En Estados Unidos, a diferencia de Argentina,  es normal para los artistas y celebridades hacer públicas sus ideologías políticas. Por eso la utilización de la música en eventos políticos suele generar polémica si el artista esta públicamente en contra del partido que la utiliza. Tal es el caso del presidente Donald Trump que desde el inicio de su carrera se encontró con este problema, el cual se sigue topando hasta el día de hoy.


Pharrell Williams

 

Pharrell Williams

Hace tan solo 2 semanas el músico Pharrell Williams ha amenazado a Donald Trump con acciones legales si sigue usando sus canciones en sus actos políticos. El presidente  utilizo su famosa canción Happy en un  evento político en Indiana. “No le ha otorgado y no le otorgará permiso para difundir públicamente su música“, expresó Howard King, abogado del músico, en una carta enviada a la Casa Blanca.

Guns N’ Roses

Axl Rose

 

 

Axl Rose  criticó la utilización de la canción  Sweet Child O’ Mine de su banda  Guns N’ Roses, durante un evento de Trump en  West Virginia el pasado 2 de noviembre. Rose ha solicitado formalmente que la administración de Trump y todo el partido Republicano cese la utilización de su canción.

Traducción: “Solo para que sepan … GNR, como muchos artistas que se oponen al uso no autorizado de su música en eventos políticos, ha solicitado formalmente que no se utilice música en los mítines de Trump o eventos asociados a Trump.”

Rihanna

 

Rihanna

 

Este 4 de noviembre,  Trump  utilizó el tema Don’t Stop the Music” de Rihanna  en Chattanooga, en un acto político junto con la candidata republicana  Marsha Blackburn.  Por lo que la artista se expresó en las redes al respecto, luego que se enterara través de un twitt.

Traducción: “No por mucho más tiempo … ni yo ni mi gente estaríamos nunca en una de esas reuniones trágicas, o en torno a ellas, ¡así que gracias por el aviso Philip!”

La lista de músicos que están en contra de que Donald Trump utilice “sin permiso”  sus obras es larga, algunos otros nombres en ella son:

Aerosmith, Prince, El Beatle George Harrison, Queen, Rolling Stone, Elton John, REM, Neil Young, Adele. 

Cabe destacar que en algunos casos fueron los familiares de los artistas fallecidos quienes repudiaron la utilización de la música por parte de Trump, como es el caso de Prince.

Área gris

El problema legal en esta cuestión es la es la ley de derechos de autor de EE.UU: los candidatos deben obtener ciertas autorizaciones legales antes de usar la canción de un artista en eventos políticos o en anuncios, específicamente una licencia de ejecución pública. Ese proceso generalmente se maneja a través de organizaciones como ASCAP o BMI, conocidas como organizaciones de derechos de ejecución o PRO. Básicamente Actúan como intermediarios entre la parte que quiere la música y la parte que la hizo, administrando las licencias y cobrando regalías.

Ahora si la organización BMI ya le ha brindado los permisos al político, este podría seguir utilizando la canción, aun que el artista podría  retirar la canción del catálogo de BMI por completo, pero eso sería una “medida drástica”, ya que perdería el  potencial de ingresos futuros de la canción.
Otra alternativa es una infracción de marca registrada, pero sería un proceso judicial.

El cantante Axl Rose se quejó de las ambigüedades de esta ley y como Trump está sacándole provechó a las mismas

Traducción: “Desafortunadamente, la campaña de Trump está utilizando lagunas en las licencias de rendimiento general de varios lugares que no estaban destinadas a tales propósitos políticos, sin el consentimiento de los compositores. ¿Puedes decir “shitbags”?

La gente del presidente no ha hablado de los últimos casos.

Fuente:  Time/indie/rockit/Twitter