De esta manera la provincia de Buenos Aires pasó a tener 12.566 muertos con COVID-19 y no 8.983 como se había informado hasta el momento.

Imagen ilustrativa

Coronavirus en Argentina

Este viernes la provincia de Buenos Aires sorprendió al informar que por un cambio en la carga de datos, ese distrito pasaba a tener 3.523 muertos más de los que se habían informado hasta el momento. 

De esa manera,  la cantidad de víctimas fatales en la provincia de Buenos Aires alcanzó 12.566 fallecidos con coronavirus y nos 8.983 como se había informado hasta el momento.

Las autoridades provinciales presentaron una “herramienta de gestión de sistemas informáticos”, la cual, según el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, “permitirá -de acá en adelante- informar con exactitud lo que pasa todos los días. Estamos en un proceso de mejora de la gestión y de transparencia. Todo esto permite dar absolutamente todos los datos. En los últimos tiempos, muchos medios nos consultan de esta situación, de por qué hay un retraso en este tipo de procesos”.

A partir de ahora, la provincia de Buenos Aires cruzará la información de las muertes registradas en el SISA (Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino), de los fallecimientos que surjan de la gestión de camas de terapia intensiva y de los certificados de defunción provinciales.

Además, el ministro Gollán remarcó: “Cuando comenzó esta pandemia el sector privado prácticamente no informaba como debe ser, no tenían ni siquiera las claves de usuario que obligatoriamente debían tener. ¿Qué nos dejó esta pandemia? Que todo el sector privado se inscribió en el SISA, todo el sector privado empezó a informar”.

Sin embargo, para doctor en Farmacia y Bioquímica Marcelo Peretta, titular del gremio de los farmacéuticos, “el estado provincial tiene que dejar de echarle la culpa a los privados y asumir sus propias responsabilidades”.

En diálogo con Infobae, explicó: “El ministro de Salud tiene la responsabilidad total del sector público y privado y de las obras sociales. El error fue que los protocolos que emitió el Ministerio no eran los correctos. El que decide qué comunicar es el ministro”.

Leer más: Coronavirus en Argentina: Se registraron 12.969 nuevos contagios y 443 fallecidos en las últimas 24 horas

El físico e investigador del Conicet Jorge Aliaga, integrante del comité de asesores del gobernador bonaerense Axel Kicillof, explicó a Infobae que “la Ley 15.465 nacional obliga a cargar en bases de datos algunas enfermedades, tarea que no realiza un funcionario, sino el médico que atendió al paciente y que tiene 12 horas para reportar los decesos”.

“La provincia de Buenos Aires hizo una cosa proactiva -defendió-, ver cómo podía encontrar a los que faltaban -si es que faltaban efectivamente- y para ello ideó un sistema para detectar estos casos de subregistro que no fueron cargados en el SISA como estipula la ley”.

Por último, Carlos Kambourian, ex presidente del Hospital Garrahan, afirmó, en diálogo con Infobae: “Lo vengo diciendo desde el 11 de agosto, que la cantidad de muertos no era la real. Acá hubo un ocultamiento de datos y todavía falta sincerar más muertos. Es imposible que se carguen 3500 datos de un día para el otro. Esto deja en evidencia que las autoridades ya tenían estos datos y estaban buscando el momento para informarlos”.

Leer más: Cómo realizar el nuevo permiso para salidas sociales y laborales en Santa Fe