El ex jugador Sabalero Gerardo Alcoba hizo referencia en SOL 91.5 al día que el equipo no se presentó a jugar ante Atlético Rafaela en medio de un conflicto salarial. “Nuestro error fue confiar en gente que no nos respaldó después”, señaló.

(Para escuchar el audio desde el celular apretá en “listen in browser o escuchar en el navegador”)

 

Un día triste en la historia de Colón. El 18 de noviembre de 2013 los jugadores del plantel Sabalero no presentarse a jugar el partido ante Atlético Rafaela cansados de la deuda que tenía el club con ellos. En una jornada llena de incidentes, el partido fue suspendido y aunque hubo promesas de reprogramación, eso nunca ocurrió.

A más de cinco años de ese hecho, el jugador Gerardo Alcoba, quien integraba el plantel Sabalero en esa época, contó el trasfondo de lo que sucedió ese día.

Nosotros no cobrábamos nunca. En ocho o diez meses no vimos un peso. Nosotros nos equivocamos en algunas decisiones, en otras acertamos. No te puedo decir específicamente que pasó porque no hay un antes y un después. Sucedieron muchas cosas al mismo tiempo. Nuestro error fue confiar en gente que no nos respaldó después”, expresó el actual jugador de Tigre en diálogo con Un Día Perfecto.

Y agregó: “A nosotros nos debían un montón de meses. No teníamos para pagar el alquiler, no es que no podíamos cambiar el auto.  Ese día nos dijeron ‘si este partido se juega, el club desaparece’. Agremiados y AFA nos dijo ‘el partido se va a volver a jugar’. No se volvió a jugar el partido y el club tuvo el final que tuvo. Después volvió a crecer porque hay gente que empezó a acomodar las cosas. Además, en seis meses hicimos de un semillero, una fortuna para el club: Alario, Luque, Meli, Conti, entre otros”.

Hubo un montón de decisiones que tomamos mal pero al final del proceso yo puedo decir que a partir de un montón de decisiones que tomamos, el  club tomó forma. Tocó fondo, pero volvió a salir. Esto no fue una cuestión de colores. Es una cuestión de que hubo personas que cagaron a todo el pueblo sabalero. Es fácil caerle a Germán Lerche porque era la cabeza visible pero hubo mucha gente atrás que consensuaban con él”, apuntó.