Las autoridades brasileñas aseguran que se les está dificultando dar con la identidad de los diez jóvenes que murieron por el incendio que se desató en las instalaciones del popular club de Río de Janeiro

El estado de los restos de los jóvenes que murieron ayer en el incendio desatado en la pensión de jugadores de inferiores del club de fútbol brasileño Flamengo dificulta su identificación, admitieron hoy fuentes del Instituto Médico Legal de Río de Janeiro. En tanto dos adolescentes están fuera de peligro y uno de los sobrevivientes sigue grave, de acuerdo al último parte médico.

Hasta ahora, fueron identificadas cuatro de las víctimas del siniestro y el reconocimiento de las otras seis puede depender de exámenes de las arcadas dentarias o de análisis de ADN, señaló el Instituto.

Los fallecidos ya identificados son Arthur Vinícius de Barros, Bernardo Pisetta, Pablo Henrique da Silva Matos y Víctor Isaías, pero según el club todavía falta reconocer los restos de Athila Paixão, Gedson Santos, Christian Esmério, Jorge Eduardo Santos, Rykelmo de Souza Vianna y Samuel Thomas Rosa.

Las víctimas tenían entre 14 y 16 años y dormían en uno de los alojamientos del Nido de Urubu, el centro de entrenamientos del Flamengo situado en la zona oeste de Río de Janeiro, cuando se desataron las llamas.

En ese momento, eran 26 los adolescentes que estaban en el alojamiento, de los cuales tres resultaron heridos y 13 lograron escapar, según consignó la Agencia Brasil.

Los bomberos sospechan que el siniestro fue deflagrado por un cortocircuito en un aparato de aire acondicionado, pero todavía no llegaron a una conclusión sobre las causas del desastre.

Fuente: Télam