Un estudio comprobó que las heces de personas de diferentes países contenían partículas de una decena de plásticos.

Imagen ilustrativa de botellas desechadas


Muestras de heces de personas de  varios países  como Italia, Rusia, Japón y Reino Unido  contenían partículas de policloruro de vinilo, polipropileno, tereftalato de polietileno y hasta una decena de plásticos diferentes.

Se trata de un estudio de la Universidad Médica de Viena, con pocos sujetos de prueba, prácticamente un estudio piloto, pero la diversidad geográfica de los participantes llevo  a los autores de la investigación  a destacar la urgencia de determinar el impacto de estos materiales en la salud humana

Philipp Schwabl uno de los investigadores  que dirigió el estudio, dijo: “Este es el primer estudio de este tipo y confirma lo que sospechamos desde hace mucho tiempo, que los plásticos finalmente llegan al intestino humano. De particular preocupación es lo que esto significa para nosotros, y especialmente para los pacientes con enfermedades gastrointestinales”.

Basados en este estudio, los autores estimaron que “más del 50% de la población mundial podría tener microplásticos en sus deposiciones“, aunque enfatizaron la necesidad de estudios a mayor escala para confirmar esto.

Grandes cantidades de plástico 

En 2015 se produjeron 322 millones de toneladas según información de la ONU. Desde los años sesenta del siglo pasado la producción de plásticos ha crecido casi un 9% cada año.

Se sabe que una gran parte de ese plástico acaba en el medio ambiente, en particular en los mares.

Allí los microorganismos y la luz solar van degradando el plástico hasta reducirlo a pequeñas partículas microscópicas.

Fuente: theguardain