El exfutbolista Tatengue recordó su paso por Unión y contó su historia por los distintos países del mundo en que jugó al futbol o que fue a enseñar.

(Para escuchar el audio desde el celular apretá en “listen in browser o escuchar en el navegador”)

El exfutbolista Tatengue, Marcos Flores, se encuentra jugando en Adelaide de Australia y este miércoles dialogó con SOL 91.5 y contó algunos pasajes de su historia personal y como futbolista que hasta al momento eran desconocidos.

Cuando me fui de Newell’s yo pedí irme a Unión. Nadie me había llamado. Eduardo López (presidente del club rosarino) me decía que me iba a ir mal, yo le dije que si no me dejaba ir a Unión dejaba el fútbol”, relató Flores y agregó “lo primero que me ofrecieron lo agarré, en ese momento ni pensé en la plata”.

Leer más: Marcos Flores: “Me hubiese encantado poder ascender con Unión”

Por otra parte, comentó que recorrió el mundo jugando al fútbol profesionalmente y en otros momentos enseñando. Según contó estuvo “en Rusia, África, Australia, Chile, Palestina, Indonesia, Estados Unidos, Israel, Palestina”, entre otros. Aseguró que “lo que extraño es a mi mamá”.

A su vez, también dio a conocer que le enseñó a jugar al fútbol a un niño en la Franja de Gaza y que cuando estuvo en “África dormía de vez en cuando y me bañaba cada cuatro día”.

Su paso en Unión

Respecto a la temporada jugada en Unión donde consiguió jugar la promoción contó que “cuando llegamos a la promoción había fue muy emocionante e inolvidable”. Reveló que llegaron a esa instancia con “problemas, pero seguíamos y seguíamos. Yo empecé a jugar amando la camiseta, nunca pude amar otra camiseta como la de Unión. Sí sentí otras camisetas y lloré mucho”.